Ike dañó plataformas petroleras

Chevron, Shell y BP analizan los desastres que dejo el huracán tras su paso por el golfo de Méx es el mayor daño desde los huracanes Katrina y Rita en 2005.
HOUSTON (CNN) -

Los fuertes vientos y marejadas causados por el huracán Ike dañaron varias plataformas en el Golfo de México, incluyendo la instalación Mad Dog de BP, lo que sugiere que la recuperación total de la producción de petróleo y gas natural de la región tomaría mucho tiempo.
 
Desde fines de agosto, las amenazas de los huracanes han reducido el suministro de crudo del Golfo de México en más de 20 millones de barriles y paralizado una cuarta parte de la capacidad de refino de la nación, lo que ha afectado significativamente las existencias domésticas de combustibles.
 
"Parece haber un daño de largo plazo en el Golfo de México, lo que dejará una marca en los inventarios", dijo Peter Beutel, presidente de Cameron Hanover de New Canaan, Connecticut.
 
Chevron Corp. afirmó el martes que vuelos de reconocimiento revelaron que varias de sus plataformas en el Golfo de México fueron derrumbadas por el ciclón Ike, que azotó el sábado la costa de Texas en lo que fue el mayor golpe a la industria petrolera desde el embate de los huracanes Katrina y Rita en el 2005.
 
"No podemos precisar en este momento cuántas o cuáles", dijo un portavoz. "En este momento parece que están en las aguas menos profundas de la plataforma continental", agregó.
 
En tanto, BP dijo que una estructura de perforación de su plataforma Mad Dog, en el Golfo de México, fue derrumbada y yacía en el suelo marino tras el paso del huracán por la zona.
 
A pesar de los informes de daños, funcionarios del Gobierno han dicho que es improbable que Ike haya asestado un golpe tan fuerte como los de Katrina y Rita en el 2005, que destruyeron unas 100 plataformas.
 
Shell Oil, la mayor productora de petróleo en el Golfo de México, dijo que las inspecciones iniciales de sus instalaciones mostraron sólo daños superficiales menores.
 
En la costa, 15 refinerías, que aportan cerca del 23% de la capacidad de producción de combustibles de Estados Unidos, permanecían cerradas, lo que ajustaba aún más los ya escasos suministros de gasolina.
 
El Departamento de Energía de Estados Unidos dijo el martes que pasaría "aproximadamente una semana" antes de que las refinerías cerradas por los ciclones puedan reanudar sus operaciones.
 
Entre los informes de daños, Shell dijo que su emprendimiento conjunto en Deer Park, Texas, requería reparaciones y ConocoPhillips precisó que su refinería en Belle Chasse, Luisiana, que permanece cerrada desde el paso del huracán Gustav hace más de dos semanas, quedó parcialmente inundada por Ike.

Ahora ve
No te pierdas