Wall Street opacará reunión de la ONU

La crisis en EU y la tensión entre Rusia y Georgia apagarían otros temas de la Asamblea General la reunión también prevé trabajar en las metas de reducción de pobreza y hambre a nivel mundial
La próxima semana inicia la Asamblea General de la ONU. (Reu
NACIONES UNIDAS (CNN) -

La crisis financiera en Wall Street y las posiciones sobre el reciente conflicto entre Rusia y Georgia, que a muchos hizo recordar el escenario de la Guerra Fría, ocuparán la atención de la Asamblea General de Naciones Unidas que se desarrollará la próxima semana.

Es la primera gran reunión internacional de gobernantes desde que el mes pasado Rusia invadió Georgia en defensa de la región separatista de Osetia del Sur.

El caos financiero de Wall Street también podría opacar los discursos oficiales, cuyo eje es mejorar la ayuda a los países más pobres.

Aunque muchos líderes han eludido hablar de una nueva Guerra Fría, el aumento de la influencia de una Rusia rica en petróleo, ha impactado los ánimos en Naciones Unidas, incluso desde antes de los eventos de agosto en Georgia, una ex república soviética.

El Consejo de Seguridad fue incapaz de aprobar una resolución sobre Georgia después de la ofensiva de Moscú, en respuesta al intento de Tiflis por recapturar el control de la provincia separatista.

Rusia es uno de los cinco miembros con poder de veto en el Consejo de Seguridad. Las tensiones sobre el conflicto en el Cáucaso también han paralizado avances sobre otros temas.

Moscú vetó un borrador de resolución impulsado por potencias occidentales para imponer sanciones a Zimbabue. Rusia y China también han utilizado la amenazada de veto para evitar acciones que obliguen a Myanmar a ser más democrática.

Fricciones

Las conversaciones posiblemente irán más allá de la crisis de Georgia y tocarán otros temas, como la disputa nuclear con Irán.

Los países occidentales quieren imponer mayores sanciones a Teherán y forzarla a detener el enriquecimiento de uranio. La pregunta es si Rusia, que nunca ha sido partidaria ferviente de otras rondas de sanciones, dejará esta vez del todo la cooperación.

"El tema de Georgia tiene un impacto en las declaraciones rusas sobre otros temas, algo que lamentamos", dijo Zalmay Khalilzad embajador de Washington en Naciones Unidas.

"Esperamos opiniones sobre el asunto nuclear de Irán (...) sobre lo cual el Consejo se ha expresado unánimemente -al menos sin oposición de Rusia- que podemos mantener la cooperación", añadió.

A esas tensiones podrían sumarse además temas complicados entre "el Norte y el Sur" en Naciones Unidas.

Aunque la acción de Rusia en Georgia causó consternación mundial, algunos países en desarrollo no lamentaron ver a una Moscú fuerte cuestionando lo que consideran el dominio occidental de los últimos 20 años.

Ello quedó plasmado en la reacción de gobiernos de izquierda en algunos países de América Latina, como Venezuela y Nicaragua que reconocieron las regiones separatistas de Georgia, Osetia del Sur y Abjasia, siguiendo el ejemplo de Rusia.

El nuevo presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel D'scoto de Nicaragua, asumió el cargo esta semana y anunció un plan radical para intentar recortar las alas al Consejo de Seguridad y darle más poder a la Asamblea.

Una medida así permitiría a los países en desarrollo tener una mayor influencia ante las grandes potencias. Pero prácticamente es imposible que una maniobra así tenga éxito ya que cualquiera de las naciones más poderosas podría frenarla.

Pese a los desacuerdos políticos, la reunión de la próxima semana no detendría el compromiso de los países miembros con los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas, que buscan reducir la pobreza, el hambre, las enfermedades y mejorar la educación para el 2015.

Según un reporte de la ONU difundido a comienzos de este mes, los países más ricos del mundo no están cumpliendo sus promesas de aumentar la ayuda, algo que pondría en tela de juicio el logro de las metas.

Ahora ve
No te pierdas