Bush convoca a Obama y a McCain

El presidente de Estados Unidos convocó a ambos candidatos a reunirse en la Casa Blanca; el rescate financiero en EU opaca las campañas de ambos aspirantes rumbo al debate del viernes.
El banco otorgará interés del 8% a quien acierte al ganador  (Foto: )
WASHINGTON (Agencias) -

La inestabilidad en el sistema financiero nacional opacaba el jueves la campaña presidencial. Los candidatos Barack Obama y John McCain aceptaron reunirse con el presidente George W. Bush en la Casa Blanca para debatir la crisis a la vez que no se pusieron de acuerdo en la fecha de su primer debate.

Bush tomó la medida sin precedente de convocar a ambos candidatos y líderes del Congreso para tratar de hallar una salida al caos financiero mientras promovía un plan de rescate de 700,000 millones de dólares.

Bush pronosticó "una prolongada y dolorosa recesión" a menos que el Congreso actúe rápidamente, pero su insistencia ante los legisladores parecía irrelevante ya que los líderes legislativos dijeron que estaban cerca de un acuerdo.

El candidato republicano McCain dijo que quería demorar el debate presidencial del viernes y que suspendía su campaña para regresar a Washington.

Bush habló a la nación en un horario preferencial de televisión por primera vez en un año y dijo a la ciudadanía que "toda nuestra economía está en peligro".

Y Obama, que rechazó el pedido de McCain de postergar el debate, se sumó a su oponente para difundir una declaración de que la política debía superar los partidismos a riesgo de "una catástrofe económica".

El enorme plan de rescate dispone que el gobierno adquiera los bienes cuestionables de las firmas financieras tambaleantes, en una acción destinada a mantener en operación los mercados crediticios esenciales e impedir lo que algunos temen sería una calamidad económica sin precedente desde la gran depresión de los años 30.

McCain urge a aprobar rescate

El candidato presidencial republicano, John McCain, dijo el jueves que "queda poco tiempo" para lograr un plan de rescate para Wall Street, mientras él y su rival demócrata Barack Obama se dirigían a Washington para ayudar a mediar un acuerdo.

McCain dijo que un acuerdo debía ser alcanzado antes de la apertura de los mercados financieros el lunes, para evitar una calamidad económica en Estados Unidos.

El candidato habló del tema ante una organización de solución de problemas globales fundada por el ex presidente Bill Clinton.

En una acción de alto riesgo criticada por los demócratas como un montaje político, McCain suspendió su campaña para las elecciones presidenciales del 4 de noviembre contra el demócrata Barack Obama para viajar a Washington.

Sus asistentes dejaron claro que no planeaba participar en un debate con Obama programado para el viernes en Misisipi, a menos que hubiera un acuerdo sobre la propuesta del Gobierno de Bush sobre un paquete de rescate de 700,000 millones de dólares para la industria financiera.

Obama ha dicho que el debate presidencial, el primero de tres antes de las elecciones, debe llevarse a cabo.

"Con tantas cosas en juego, para Estados Unidos y el mundo, el debate que más importa ahora se está llevando a cabo en el Capitolio, y yo pretendo unirme. El senador Obama está haciendo lo mismo. Estados Unidos debería estar orgulloso del bipartidismo que estamos viendo", dijo McCain.

El candidato presidencial del Partido Libertario, Bob Barr, se ofreció hoy a debatir mañana, viernes, con el demócrata Barack Obama luego de que John McCain decidió condicionar su asistencia a que exista un acuerdo sobre el rescate financiero.

"Debido a la acrobacia política de McCain de evitar el debate, pido que el debate del viernes siga adelante sin él, toda vez que yo estoy más que dispuesto a participar", señaló Barr en un comunicado.

El "futuro será mejor que el pasado" con nuevas tecnologías: Gates

El plan de McCain

En su discurso, McCain expuso sus principios para mejorar el estancado plan de rescate ofrecido por la administración Bush.

El candidato republicano se unió a aquellos líderes que creen que los ejecutivos de Wall Street que se beneficien del fondo de rescate no deberían recibir pagos de varios millones de dólares.

"Déjenme ponerlo de este modo: preferiría construir un puente hacia ninguna parte -y ponerlo en medio de Sedona, Arizona- que tomar el dinero de profesores y granjeros y dueños de pequeños negocios para llenar los bolsillos de la gente de Wall Street que nos trajo hasta acá en primer lugar", afirmó McCain.

Su comentario sobre el puente a ninguna parte aludía a una obra propuesta en Alaska y que se volvió famosa como ejemplo de políticos que buscan fondos federales especiales para proyectos en sus estados, una práctica a la que McCain se opone.

McCain también dijo que una junta bipartidista debería ser nombrada para supervisar el plan de rescate, que debe haber una forma para que los contribuyentes recuperen su dinero, y que la legislación debe ser negociada e implementada abiertamente sin añadirle puntos de gastos externos.

Ahora ve
No te pierdas