Crisis de Wall Street domina el debate

Obama y McCain confiaron en que el Congreso apruebe el plan de rescate para la crisis financier pero el demócrata dijo que era el veredicto final de las políticas de Bush, que respalda su riv
McCain y Obama sostuvieron su primer debate de tres. (Reuter
OXFORD, EU (CNN) -

El demócrata Barack Obama y el republicano John McCain discutieron el viernes sobre gastos, impuestos y la guerra en Irak en su primer debate presidencial, poniendo en duda el juicio y la capacidad de uno y otro para enfrentar los grandes temas de Estados Unidos.

En un debate televisado de 90 minutos que dio a los votantes indecisos la primera oportunidad de comparar a ambos candidatos antes de la elección del 4 de noviembre, McCain y Obama se enfrentaron en temas económicos y de seguridad, destacando las amplias diferencias entre sus políticas.

McCain, de 72 años, puso en duda la preparación del senador por Illinois para llegar a la Casa Blanca. "Honestamente, no creo que el senador Obama tenga el conocimiento o la experiencia, y ha mostrado errores de juicio en varias áreas", dijo McCain durante el debate en la Universidad de Misisipi.

Obama, de 47 años, reiteradamente relacionó a McCain con las políticas del presidente George W. Bush y dijo que ambos se han centrado demasiado en Irak y han ignorado otros problemas. "El próximo presidente debe tener una visión estratégica más amplia sobre todos los desafíos que enfrenta", afirmó.

Ambos candidatos dijeron que estaban optimistas de que el Congreso lograría un acuerdo ante el plan de rescate de 700,000 millones de dólares para el sistema financiero de Estados Unidos, pero estuvieron de acuerdo que su costo limitaría sus agendas presidenciales.

McCain dijo que, si es elegido presidente, congelaría el gasto federal en la mayoría de los programas que no fuesen de defensa o salud para veteranos de guerra y acusó a Obama de ser un liberal que está a favor del gasto y que es incapaz de unir a republicanos y demócratas.

"El senador Obama tiene los antecedentes más liberales de votación en el Senado", dijo McCain. "Es difícil acercarse a tus rivales desde un lugar tan lejano a la izquierda", agregó.

Obama dijo que McCain reduciría los impuestos a los ricos y recortaría los tributos corporativos y reiteradamente intentó vincular a su rival a las políticas del presidente George W. Bush.

"Este ese el veredicto final a los ocho años de políticas económicas fallidas impulsadas por George Bush y apoyadas por el senador McCain", dijo Obama sobre la crisis económica de Wall Street.

Obama agregó que, si es elegido presidente, no podrá hacer todo lo que hubiese querido debido al plan de rescate, pero sostuvo que la propuesta de McCain de congelar el gasto era "usar un hacha cuando se necesita un bisturí".

En duda

McCain puso fin a varios días de suspenso en la mañana del viernes, cuando se retracto de faltar al debate si las negociaciones sobre el rescate de la industria financiera de Estados Unidos no habían concluido.

La campaña del senador por Arizona dijo en un comunicado que se había logrado suficiente progreso en las charlas con legisladores para participar en el debate, que tiene el potencial de inclinar la elección del 4 de noviembre en favor de uno u otro candidato.

"Finalmente hemos visto a demócratas y republicanos sentados y negociando juntos, proponiendo un paquete", dijo McCain.

El debate se centró en política exterior y seguridad nacional, pero la crisis en Wall Street ha dominado la campaña durante las últimas dos semanas y fue el primer tema que se discutió.

Las negociaciones en la Casa Blanca entre McCain, Obama y líderes del Congreso cerraron el jueves sin un acuerdo sobre el plan de rescate de 700,000 millones de dólares propuesto por el Gobierno de Bush.

Gasto

McCain, quien se ha opuesto a proyectos de gasto local en el Congreso, dijo que las reducciones a los desembolsos serían una parte vital de cualquier recuperación económica. "La razón, una de las principales razones de las dificultades en las que estamos hoy es que el gasto está fuera de control", afirmó.

Obama dijo que McCain había apoyado los planes de gasto de Bush y los republicanos. "John, ha sido tu presidente, de quien dijiste que coincidías en un 90 por ciento de las veces, quien estuvo al mando durante este aumento en el gasto", comentó.

Se espera que el debate sea visto por muchos más que los 40 millones de estadounidenses que observaron los discursos de aceptación de las nominaciones de McCain y Obama.

Los sondeos de opinión pública han mostrado que Obama ha logrado avances durante la última semana ante la pregunta de quien sería mejor para liderar al país en temas económicos, la mayoría de los sondeos muestran a Obama con una ligera ventaja sobre McCain.

Guerra

Cuando el debate se centró en política exterior, Obama criticó el juicio de McCain al apoyar la invasión militar estadounidense. McCain ha sido un acérrimo defensor de la guerra.

"La primera pregunta es si deberíamos haber ido a esta guerra en primer lugar", dijo Obama, un senador por Illinois que se opuso a la invasión desde un comienzo.

McCain dijo que la gran pregunta que enfrentará el próximo presidente será "cómo salimos y cuándo salimos" y agregó que Obama había mostrado un mal juicio al no apoyar la estrategia del aumento de tropas en Irak, a la que se le ha atribuido una reducción de la violencia en el país.

McCain también atacó a Obama por su voluntad de conversar con líderes de países hostiles, como Irán, sin fijar condiciones previas, pero Obama recordó que Henry Kissinger, el ex secretario de estado que actualmente asesora al candidato republicano, apoyó la misma idea.

Ambos candidatos se enfrentaron por Pakistán, por un lado Obama dijo que Estados Unidos debería atacar a los milicianos si Islamabad no tenía la voluntad de hacerlo. McCain dijo que no apoya esa política.

"Eso no se hace. Uno no dice eso en voz alta", afirmó McCain.

Ahora ve
No te pierdas