Ejercitar el cerebro está de moda

Jóvenes y adultos mayores por igual recurren a los juegos creados para mejorar la memoria; los programas de PC que estimulan este órgano generaron ingresos por 225 mdd en el 2007.
Chester Santos es el ganador del campeonato estadounidense d
NUEVA YORK (AP) -

Chester Santos lleva siete años ejercitando su cerebro.

A los 32 años, no tiene miedo de perder la memoria. Pero es parte de un movimiento que busca mantener el cerebro funcionando al máximo por el mayor tiempo posible.

Los adolescentes que se aturden frente a un examen y las personas que piensan que están quedándose seniles porque se olvidan de algo pueden recurrir ahora a una enorme cantidad de juegos de video pensados para preservar todas las funciones del cerebro, juegos de palabras que se dice combaten la demencia, como crucigramas y el sudoku, y portales cibernéticos que supuestamente pueden entrenar el cerebro.

Santos, quien ganó el campeonato nacional de memorización este año, puede grabar en su mente la secuencia de las cartas en un mazo que acaba de ser mezclado en tres minutos y aprender 100 palabras y 100 nombres y caras en 15.

"La gente puede hacer muchas más cosas con el cerebro de lo que cree es posible", dijo Santos, quien hace poco dejó su trabajo en programación para dedicarse de lleno a la enseñanza de técnicas de memorización.

La popularidad de los métodos para ejercitar el cerebro puede parecer ilógica si se tiene en cuenta que vivimos una época en los avances tecnológicos hacen que ya no necesitemos tanto usar la memoria: no hace falta recordar números telefónicos, que son almacenados en el mismo teléfono; los sistemas de posicionamiento global le dan a uno direcciones, los portales almacenan los códigos de acceso y las computadoras guardan automáticamente las direcciones que uno necesita.

A pesar de eso, los programas de computadoras que estimulan el cerebro generaron ingresos del orden de los 225 millones de dólares en el 2007, según un informe de SharpBrains. Esa cifra es más del doble de los 100 millones que depararon en el 2005.

El aumento no es consecuencia exclusiva de la popularidad del juego de Nintendo Brain Age, de acuerdo con Álvaro Fernández, presidente de la firma investigadora SharpBrains.

"Esto no es una moda pasajera generada por Nintendo", dijo Fernández. "El mercado de productos que estimulan el cerebro alcanzó nuevos niveles en el 2007, en que los integrantes de la generación de posguerra, todos ellos muy activos, llegaron a los 60 años".

Muchos de ellos vieron a sus padres luchar contra el mal de Alzheimer y se calcula que unos 10 millones contraerán esa enfermedad, según la Asociación del Mal de Alzheimer.

"La gente está preocupada", dijo John Hart Jr., director de ciencias médicas del Centro Para la Salud del Cerebro de la Universidad de Texas. "Hay un gran grupo de gente que está llegando a una edad en la que son vulnerables a enfermedades neurológicas degenerativas".

Hart sostiene que hay "indicios razonables" de que si uno estimula el cerebro aprendiendo cosas nuevas puede combatir la declinación de las facultades cognitivas que viene con el paso de los años.

Los programas con ejercicios para el cerebro hacen hincapié en actividades destinadas a estimular determinadas aptitudes cognitivas, como la concentración y la retención de información.

Hart dice que no hay un ejercicio para el cerebro que le sirva a todos.

Pero muchos programas afirman hacerlo. Posit Science asegura que sus programas "ayudan a pensar más rápido, a concentrarse mejor y a recordar más cosas".

Algunos usuarios aseguran que esos programas los han beneficiado.

Sarah Schultz, de 67 años, residente en Knoxville, Maryland, afirma que puede pensar más rápido gracias a Lumosity, un programa que dice "mejorar el desempeño cognitivo y reforzar al máximo la salud del cerebro a partir de juegos divertidos e interesantes". Ha estado usando el programa una vez por día en los últimos cuatro meses.

"Entre la gente de mi edad, todo el mundo se queja de que se olvida de las cosas, de que su memoria no es buena", dijo Schultz, quien tiene tres nietos. "Yo leo. Hago crucigramas. Pero consideré que necesitaba algo más".

"Ahora me siento más alerta", indicó. "(Los ejercicios) Me ayudan a recordar cosas, listas, nombres, caras. Realmente ayudan a la memoria".

Muchos adolescentes que se sienten paralizados por la perspectiva de un examen están acudiendo a estos programas también.

Raemon Matthews, profesor de historia en una escuela de Nueva York, emplea algunas de esas técnicas en sus clases y afirma que nota una diferencia en el desempeño de sus alumnos. SharpBrains calcula que los programas K-12 generaron 60 millones de dólares en el 2007 a raíz de su popularidad entre muchachos con problemas de aprendizaje.

"Es una herramienta como cualquier otra", expresó Matthews. "Los jóvenes del siglo 21 son jóvenes que pierden la concentración luego de 30 segundos. Si uno no logra interesarlos en algo en ese lapso de 30 segundos, se desilusionan y piensan que no pueden entender algo".

Tony Dottino, quien fundó el Campeonato Nacional de Memorización hace más de una década y enseña técnicas para recordar cosas, dice que la gente piensa erróneamente que los ejercicios son "algo horrible y que uno tiene que sentarse y absorber toda esta información".

"No se trata de meterle a uno cosas en la cabeza, sino de ayudarlo a organizar el cerebro de modo tal que podrá retener esa información", manifestó.

Hart dice que es importante que la gente encuentre cosas que estimulen su mente y que resulten entretenidas, sin necesariamente acudir a programas de computadora ni ejercicios especiales para mantener las funciones del cerebro.

Ahora ve
No te pierdas