Países pobres sufren recorte de ayuda

Las naciones pobres enfrentan un posible desastre por la disminución en la ayuda que reciben; ministros de África y el Pacífico pidieron atender la pobreza con la misma urgencia que la cri
Las naciones sin recursos podrían ser afectadas por los erro
ACCRA, Ghana (CNN) -

Debido a la crisis bancaria global, los Estados más pobres del mundo enfrentan un posible recorte de la ayuda y de los flujos de capitales que sería "desastroso", dijo el miércoles un grupo de países en vías de desarrollo.

Las naciones empobrecidas agregaron que no deberían sufrir por culpa de los errores de los países ricos.

Los ministros de los países de África, el Caribe y el Pacífico (grupo conocido como ACP) pidieron a las instituciones internacionales que respalden el financiamiento para los más pobres del mundo con la misma urgencia que están siendo rescatados los bancos de los países más desarrollados.

Reunidos para una cumbre que empieza el jueves en Accra, Ghana, representantes de las 79 naciones del ACP dijeron que se preparan para el impacto de la turbulencia financiera internacional sobre sus economías frágiles, exportadoras de materias primas.

"Las consecuencias para el ACP, especialmente para los países más pequeños y vulnerables, serán desastrosas", dijo a Reuters en Accra Arvin Boolell, ministro de Asuntos Internacionales, Integración Regional y Comercio Internacional de Mauricio.

"Habrá menos dinero para la asistencia del desarrollo internacional. Habrá menos obligaciones en nombre de los países desarrollados para honrar sus compromisos de acuerdos monetarios", agregó.

Varios ministros citaron estimaciones de que los flujos de fondos para los mercados emergentes bajarían en hasta 25% como resultado de la crisis bancaria en el mundo desarrollado.

Los funcionarios observaron que muchos países del ACP ya estaban enfrentando dificultades presupuestarias y presiones causadas por las fuertes alzas que registraron en el último año los precios globales de los alimentos y los combustibles.

"Tenemos que tomar medidas activas para asegurarnos que los países en desarrollo no paguen en forma desproporcionada por unos problemas que no fueron su creación", dijo Rob Davies, viceministro sudafricano de Comercio e Industria.

"Yo sugeriría involucrar a las instituciones internacionales con respecto a qué se puede hacer, incluyendo el envío de financiamiento, para asegurar que los flujos de capitales y de asistencia a los países en desarrollo no se interrumpan", añadió.

Los ministros del ACP observaron que el Gobierno de Estados Unidos había armado un plan de rescate financiero de 700,000 millones de dólares para tratar de restablecer la confianza del mercado, mientras que los bancos centrales de Europa también estaban inyectando miles de millones de dólares para tratar de mantener el flujo del crédito.

"Ellos pueden hallar el dinero para este propósito en este momento, pero aparentemente no pueden hacer lo mismo para el desarrollo", dijo Davies. "Esto dice algo sobre las prioridades de la forma en que se gobierna actualmente la economía mundial", agregó.

Pero también sostuvo que muchos países ACP inicialmente estaban protegidos del caos financiero internacional, en parte debido a que comercian con China, India y Brasil, economías grandes de rápido desarrollo hambrientas por sus materias primas.

Ahora ve
No te pierdas