Huracán deja escasez de comida en Cuba

El paso de ’Gustav’ e ‘Ike’ afectó las cosechas de la isla y dejó una severa escasez de aliment los mercados se encuentran vacíos debido a la falta de provisiones y al control gubernamental.
LA HABANA (CNN) -

Los mercados cubanos comenzaron a evidenciar esta semana la escasez de alimentos que advirtió el Gobierno tras el paso de los huracanes Gustav e Ike, con las estanterías cada vez más vacías y menos productos de los habituales.

La escasez se agravó en la capital cubana cuando los envíos de los proveedores de alimentos disminuyeron en reacción a la decisión del Gobierno de imponer un control de precios.

En los mercados de La Habana, los clientes se topaban con puestos vacíos y poca variedad de alimentos. En un mercado del barrio de El Vedado, por ejemplo, sólo había papayas, una pequeña cantidad de melones y unas pocas cabezas de ajo.

Los vendedores se encogían de hombros y decían que no habían recibido mercadería.

Yissel, una compradora que pidió no ser identificada, dijo que la situación era la misma en otros mercados del vecindario.

"Estos son momentos difíciles porque todo está muy afectado, muy dañado (por los huracanes)", dijo Yissel. "El Minimax (el supermercado) estaba como nunca. Lo vi casi sin nada, no como otras veces".

Debido a problemas en la agricultura estatal, Cuba ha luchado durante mucho tiempo para cubrir sus necesidades alimentarias y debe importar mucho de lo que consume.

Los huracanes Gustav y Ike empeoraron las cosas al barrer el país entre el 30 de agosto y el 9 de septiembre, causando daños por 5,000 millones de dólares, incluyendo la destrucción del 30% de las cosechas de la isla.

Alcides López, viceministro de la Agricultura, advirtió hace dos semanas que era inminente una escasez de alimentos en los próximos seis meses. El funcionario dijo que el Gobierno había implementado medidas de emergencia para garantizar que nadie pase hambre.

La prensa oficial dijo el miércoles que las medidas incluyen racionamientos en la venta de algunos productos agrícolas ante la escasez, así como el congelamiento de los precios.

El periódico oficial Juventud Rebelde dijo que muchos proveedores no hicieron las habituales entregas a los mercados, porque las nuevas medidas reducirían sus ganancias.

En los últimos días el Gobierno lanzó fuertes advertencias contra la especulación y las alzas de precios e insinuó a través de los medios locales que podría incluso cerrar los mercados que están fuera de su control.

Algunos cubanos dijeron que esperaban dificultades con los alimentos después de los daños causados por los huracanes, pero confían en que sea sólo por unos meses hasta que la producción agrícola se recupere.

Hernán, un trabajador estatal que no dio su nombre completo, dijo que no esperaba el tipo de privación que sufrió el país en el llamado "período especial", cuando la isla vivió una profunda crisis económica tras el colapso en 1991 de la Unión Soviética, su principal aliado y benefactor.

"Este es un país que sabe sacar experiencias de las cosas malas que le suceden (...) Espero que las autoridades hayan sacado experiencias del período especial y que no dejen que suceda otra vez", comentó.

La situación sería menos grave, dijo la doctora Elsie Pérez, si Estados Unidos hubiera tendido una mano para ayudar a Cuba o levantara su embargo comercial de 46 años contra el Gobierno comunista de la isla.

"Si no fuera por el bloqueo no hubiera ocurrido esto", dijo Pérez. "Ellos no nos dejan comprar en Estados Unidos".

Estados Unidos ha ofrecido más de 5 millones de dólares de ayuda, que Cuba ha rechazado.

El Gobierno cubano pidió, en cambio, que Estados Unidos levante temporalmente su embargo comercial para acceder a créditos y comprar materiales para la recuperación, pero la administración del presidente George W. Bush se negó.

Estados Unidos ha permitido desde el 2001 las ventas de alimentos a Cuba, pero sólo en efectivo y sin crédito.

Ahora ve
No te pierdas