'Nuevos americanos', clave en elecciones

Voluntarios republicanos y demócratas compiten por el voto de los hispanos recién nacionalizado los votantes son importantes en Florida y Nuevo México donde se pronostican elecciones reñidas.
Hoy en día hay más de 5 millones de hispanos naturalizados e  (Foto: )
MIAMI (AP) -

Una tarde reciente, más de 3,000 inmigrantes, en su mayoría hispanos, ondearon banderas, gritaron de alegría y lloraron al jurar que protegerían y defenderían a Estados Unidos ahora que obtuvieron la ciudadanía.

Poco después, decenas de voluntarios de los partidos Demócrata y Republicano se abalanzaron sobre estos nuevos ciudadanos cuando salían del auditorio donde tuvo lugar la ceremonia y se pelearon por registrarlos para votar. La misma escena se repite a diario en ceremonias de ciudadanía en todo el país.

Barack Obama y John McCain se disputan cada voto y el de los hispanos recién naturalizados es uno de sus objetivos. En 2004 hubo 4 millones de hispanos naturalizados en edad de votar. Hoy hay más de 5 millones, según un análisis que hizo el Centro Hispano Pew, tomando como referencia las estadísticas del censo nacional.

Estos votantes son particularmente importantes en estados donde se pronostican elecciones reñidas, como Florida y Nuevo México, indicó Jeffrey Passel, demógrafo del Pew.

"En sitios donde la situación se presenta peleada, marcarán la diferencia", expresó Passel.

Los registros de votantes, encuestas y entrevistas de la AP con personas que se acaban de naturalizar en media docena de estados indican que Obama es quien más puede beneficiarse con este sector del electorado.

Víctor Castillo, un cubano de 27 años que se naturalizó hace poco junto con su madre en Miami, dijo que al terminar la ceremonia se topó con una cantidad de voluntarios de Obama y McCain. Agregó que probablemente vote por el candidato demócrata.

"¿Quién está más predispuesto a luchar por la clase media, no solo por la clase alta?", preguntó Castillo. Agregó que le molesta el tono negativo de la campaña de McCain. "Quiere hacer quedar mal a Obama. ¿Por qué no se enfoca en lo que él ofrece, en sus cualidades?".

Un portavoz de la campaña de Obama, Federico de Jesús, dijo que el candidato demócrata está difundiendo más publicidad bilingüe que cualquiera de sus predecesores. Se calcula que invertirá unos 20 millones de dólares en avisos e iniciativas para empadronar gente orientada a los hispanos.

"En estados donde la diferencia es del uno o dos por ciento, estas actividades van a marcar la diferencia", aseguró.

Ana Navaro, asesora de McCain sobre asuntos hispanos, dijo que los republicanos no están invirtiendo tanto dinero en campañas para empadronar gente que se naturalizó hace poco. Admite asimismo que los republicanos perdieron terreno entre los hispanos por los comentarios que hicieron algunos legisladores sobre reformas a las leyes de inmigración.

Pero los republicanos también difunden avisos en español con los que intentan convencer a los hispanos de que están de su lado y de que McCain siempre ha expresado interés en Latinoamérica, sostuvo Navaro.

"En el otro bando, tenemos a alguien que nunca puso un pie ni siquiera a Tijuana", acotó.

Da la impresión de que el voto hispano se está inclinando masivamente hacia los demócratas.

Los hispanos que se registraron para votar dieron un 66% de su voto a Obama y un 23% a McCain en una consulta realizada por el Centro Pew en junio y julio. La encuesta reveló que los hispanos se volcaron marcadamente hacia los demócratas en los últimos dos años, revirtiendo los avances que habían tenido los republicanos en este bloque.

En la Florida, estado donde hay una fuerte base de cubanos conservadores republicanos, por primera vez hay más hispanos enrolados como demócratas que como republicanos. Ello se debe en parte a los hispanos que se naturalizaron hace poco. De todos modos, McCain sigue adelante entre los hispanos de la Florida, por lo que el apoyo de los nuevos ciudadanos hispanos resulta más vital todavía para Obama.

En Estados Unidos, cuando alguien se empadrona para votar, se le ofrece la posibilidad de hacerlo como republicano, como demócrata o sin declarar filiación alguna.

Al finalizar la ceremonia de nacionalización de Miami, la panameña Graciela Hidalgo, acompañada por su hijo Jesse de 11 años, se enroló como demócrata. Hidalgo, de 46 años, pasó en Estados Unidos la mitad de su vida, pero tuvo que esperar mucho tiempo para hacerse ciudadana, primero porque llegó sin papeles y luego porque estaba demasiado atareada trabajando y criando a su hijo.

Dijo que los temas que más le preocupan son la economía, Irak y, en menor medida, la inmigración.

"Me hubiera gustado Hillary (Rodham Clinton)", señaló, "pero McCain no es una opción para mí. Lo único que le interesa es la guerra. Y los republicanos no han hecho demasiado" en el gobierno.

Los nuevos ciudadanos que apoyaron a McCain en las entrevistas tendían a ser gente mayor, procedente de Cuba, Nicaragua o Venezuela y que no está de acuerdo con los gobiernos izquierdistas de sus países.

José Delgado, un trabajador de la construcción de 74 años, jubilado, llegó a Estados Unidos en 1986 desde Camagüey, Cuba.

"McCain va a ser más fuerte en relación con el comunismo y en política exterior en general", expresó Delgado. "No estoy de acuerdo con muchas políticas de (George W.) Bush, pero (McCain) representa un cambio".

El apoyo a Obama en las entrevistas fue más fuerte en otros estados con gran número de hispanos, aunque muchos de los que dijeron que votarían por los demócratas expresaron admiración por McCain.

En Denver, el guatemalteco Eddie Samaoya, de 73 años, operador de maquinaria pesada, dijo que él y sus seis hijos --todos ciudadanos estadounidenses-- hablan a menudo de política.

Consideró que los dos candidatos se desempeñarían bien, pero que, "aunque McCain es capaz, Obama tiene más vida por delante y puede ponerle fin a la guerra".

Mayra Crum, oriunda del estado mexicano de Baja California, se enroló para votar como republicana poco después de jurar como nueva ciudadana y dijo que votará por McCain, pues estima que puede resolver la situación en Irak y mejorar lo que describió como una economía "terrible".

"(McCain) Tiene mucha experiencia. Me encanta oírlo hablar, le da confianza a una. Deja la impresión de que el país estará en buenas manos", manifestó Crum, de 46 años y quien dicta cursos sobre la ciudadanía.

Incluso en estados reñidos con poca cantidad de hispanos, como Virginia, los nuevos ciudadanos de origen hispano se están haciendo sentir. Los hispanos representan el 3% del electorado en Virginia, pero en 2006, el demócrata Jim Webb logró una banca en el Senado por apenas 10,000 votos y los hispanos probablemente desempeñaron un papel clave.

.

Ahora ve
No te pierdas