La alimentación mundial, en riesgo

La FAO hizo un llamado a los gobiernos para evitar medidas proteccionistas frente a una recesió advirtió que más de 75 millones de personas en el mundo podrían sufrir hambre y pobreza.
La crisis podría agudizar el hambre que azota a algunos país  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, hizo un llamado urgente a los gobiernos del mundo a que eviten medidas proteccionistas frente a la amenaza de recesión. En ocasión de la 34 sesión del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial de la FAO, su titular advirtió que si en 2007 un total de 75 millones de personas en el mundo cayeron en hambre y pobreza por los precios de los alimentos, el escenario de este año puede ser más grave.

En un comunicado, señaló que la incertidumbre de los mercados y la amenaza de una recesión pueden tentar a los países a establecer medidas proteccionistas y reducir ayudas a la agricultura, lo cual implica un grave riesgo.

Recordó que según el informe "Perspectivas de cosechas y situación alimentaria" de la FAO, presentado este miércoles en Roma, 36 países en el mundo necesitarán ayuda extrema como resultado de malas cosechas, conflictos, inseguridad y la continua alza de precios a nivel local.

El escenario empeoraría gravemente para millones de personas en esos países (que no se especificaron) si los gobiernos, lejos de apoyar a sus agricultores y facilitar el intercambio internacional de mercancías, recortan presupuestos y elevan el proteccionismo.

Pese a que el propio informe indica que en 2008 la producción mundial de cereales crecerá 4.9%, con una cifra récord de 2,232 millones de toneladas, el riesgo de hambre es serio para millones de personas, sostuvo.

"El año pasado fue malo; el próximo puede ser peor", advirtió el titular de la FAO, quien planteó que si disminuye la producción de cereales bajarán también las reservas y así se daría un nuevo ciclo de altos precios.

Diouf aseguró que ese escenario sería tanto como una catástrofe para millones de personas, que para entonces se encontrarían prácticamente sin dinero y, desde luego, sin posibilidad de crédito para la producción.

De hecho, el impacto de la crisis financiera se sentirá también en los países en desarrollo a nivel macroeconómico, con otros posibles efectos negativos en la agricultura y la seguridad alimentaria, expuso.

"Los préstamos, la ayuda oficial al desarrollo, las inversiones directas del extranjero y las remesas que envían los emigrantes, podrían verse amenazados por un agravamiento de la crisis financiera", puntualizó.

Ahora ve
No te pierdas