McCain y Obama tienen un áspero debate

El republicano criticó al demócrata por decirle que es demasiado cercano a las políticas de Bus Obama respondió que McCain en temas económicos ha sido un vigoroso partidario del presidente de
McCain y Obama, en el tercer y último debate presidencial. (  (Foto: )
HEMPSTEAD, EU (CNN) -

El republicano John McCain y el demócrata Barack Obama discutieron el miércoles con rudeza en su debate más áspero y animado, donde McCain criticó el plan tributario de Obama, el tono de su campaña y su relación con un radical de la década de 1960.

Los candidatos a la presidencia se quejaron de los enfoques negativos de la campaña de su rival durante un tenso debate. McCain dijo que el tono podría haber sido más favorable si Obama hubiese accedido a su solicitud de una serie de encuentros más informales, en los que el público formulara las preguntas.

McCain también pidió a Obama que explicara su relación con el ex radical de la década de 1960 William Ayers, a quien Obama conoció en un encuentro comunitario en Chicago. El aspirante demócrata dijo que era simplemente un conocido.

"El señor Ayers no está involucrado en mi campaña", dijo Obama.

McCain, un senador por Arizona, entró al debate bajo una intensa presión para que entregue una sólida actuación que consiga dar vuelta a una carrera presidencial que se ha inclinado decisivamente a favor de Obama, luego de semanas de agitación económica y derrumbes en los mercados bursátiles.

Los sondeos de opinión a tres semanas de la votación del 4 de noviembre muestran que más votantes confían en la capacidad de Obama para liderar la economía, un tema que ha dominado la discusión de campaña y ha eclipsado la experiencia de McCain en política exterior y militar.

McCain criticó a Obama por decir reiteradamente que el candidato republicano es demasiado cercano a las políticas del presidente George W. Bush.

"Senador Obama, yo no soy el presidente Bush. Si usted quería competir contra el presidente Bush, debió postularse hace cuatro años", dijo McCain.

Obama respondió apuntando que en algunas oportunidades tenía problemas para encontrar una diferencia.

"Si ocasionalmente confundo sus políticas con las de George Bush, se debe a que en el centro de los temas económicos que importan al pueblo estadounidense, en la política tributaria, en la política energética, en las prioridades de gasto, usted ha sido un vigoroso partidario del presidente Bush", afirmó Obama.

Joe el plomero

Los candidatos discutieron sobre sus planes de impuestos y prometieron que ayudarían a los trabajadores estadounidenses como "Joe el plomero".

McCain criticó la propuesta de Obama de aumentar los impuestos a los estadounidenses que ganan más de 250,000 dólares al año y dijo que dañaría a los dueños de pequeños negocios como un plomero llamado Joe, a quien el aspirante demócrata conoció durante su campaña.

"¿Por qué querrías subirle los impuestos a alguien ahora?", le preguntó McCain a Obama. "Necesitamos alentar los negocios", agregó.

Obama dijo que su plan reduciría los impuestos al 95% de los estadounidenses y se los subiría sólo a una pequeña parte de quienes tienen los mayores ingresos, mientras que McCain daría exenciones tributarias a las compañías de gas y petróleo.

"Ambos queremos recortar los impuestos", dijo Obama, un senador por Illinois, en su tercer y último debate presidencial en la Universidad Hofstra. "La diferencia es a quién queremos recortarle los impuestos", agregó.

Varios sondeos de opinión recientes muestran que los ataques del candidato republicano a Obama han sido contraproducentes, aumentando las opiniones negativas sobre McCain entre los votantes que buscan solución a los problemas económicos.

Sin embargo, ambos candidatos pasaron largo tiempo discutiendo sobre los ataques de la campaña del rival y sin hablar sobre la economía.

El debate se centró en política y economía nacional. Obama y McCain estaban sentados en una mesa con el moderador Bob Schieffer de CBS News, en lugar de estar de pie ante un podio como en el primer debate.

Ahora ve
No te pierdas