La crisis ampliará la brecha en ingresos

La OIT dijo que la crisis financiera aumentará la desigualdad de los ingresos entre ricos y pob las ganancias de los CEOs crecieron 520 veces en promedio en el 2007.
La consecuencias por la crisis financiera ya comienzan a ref
GINEBRA (CNN) -

La crisis financiera incrementará aún más la desigualdad de los ingresos, que ya había aumentado excesivamente en el período de crecimiento económico, dijo el jueves la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Un informe de la OIT muestra que, en la mayoría de los países, las ganancias de las familias de ingresos altos han subido en relación con las de las familias de clase media o de ingresos bajos en años recientes, a la vez que los salarios como proporción de la economía se han contraído.

Y la moderación de los salarios ha ocurrido en forma dispareja, dijo el informe de la OIT, una agencia de la ONU que reúne a Gobiernos, empleadores y trabajadores.

En Estados Unidos, las ganancias de los presidentes ejecutivos de las 15 mayores compañías aumentaron 520 veces las ganancias promedio en el 2007, desde 360 veces en el 2003, por ejemplo.

Patrones similares fueron citados en otros países, desde Australia hasta Sudáfrica.

"La principal conclusión del reporte es que las desigualdades de los ingresos han crecido excesivamente y se prevé que aumenten todavía más como resultado de la crisis financiera", dijo en conferencia de prensa Raymond Torres, director del instituto de la OIT que se encarga del reporte.

En el corto plazo, la crisis reducirá la desigualdad de los ingresos al disminuir los valores de las acciones y recortar o eliminar los bonos del sector financiero, incluso los empleos en esa industria.

Pero a largo plazo, la experiencia ha mostrado que el impacto económico de una crisis financiera afectará en forma desproporcionada a los grupos vulnerables.

Esto, debido a que las personas de empleos calificados tienen más facilidad para encontrar nuevos trabajos, mientras que los países pobres enfrentan el riesgo de que se reduzca la asistencia para el desarrollo, dijo Torres.

Torres dijo que una medición de la desigualdad de los ingresos era útil y podría estimular el crecimiento económico al ofrecer premios a los esfuerzos laborales, la innovación y el desarrollo de capacidades, que son las fuentes de la prosperidad.

Pero demasiada desigualdad debilita el principal motor del crecimiento económico -la demanda doméstica- y socava a la sociedad en general al fomentar la inestabilidad y el delito, sostuvo.

"El respaldo político para las políticas pro-crecimiento como el comercio y la inversión extranjera directa, que son importantes para el crecimiento económico, puede ser debilitado si la clase media y los grupos de ingresos bajos piensan que no reciben los beneficios del crecimiento producido por esas políticas pro-crecimiento", agregó Torres.

Ahora ve
No te pierdas