La crisis, del bolsillo a tus emociones

Una economía a la baja puede ocasionar ansiedad, depresión, estrés y tendencias suicidas; expertas psicólogas te dan 4 consejos para solucionar tus problemas económico emocionales.
Que la crisis no te haga estar deprimido. (Dreamstime)  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Te has sentido deprimido, ansioso, estresado e incluso con tendencias suicidas, no te preocupes, quiere decir que la crisis económica mundial ya tocó además de a tus bolsillos, a tus emociones, de acuerdo con el Instituto de Investigación en Psicología Clínica y Social (IIPCS).

“Una crisis económica también puede conllevar a las personas a sufrir una crisis emocional. Se ha demostrado que durante estos sucesos, los cuadros depresivos y de ansiedad se incrementan, incluso el nivel de suicidios tiende a ir a la alza”, afirmó la directora de la Licenciatura en Psicología y Psicoanalista del IIPCS, Adriana González.

Estos problemas, incluso, pueden presentarse en personas que anteriormente presentaban trastornos emocionales.

Los efectos reales se manifiestan cuando la palabra ‘crisis’ se torna en el punto principal que dirige la vida de las personas, dando como resultado un estrés desmesurado por el terror y el miedo que se difunde en la sociedad, detalló la experta.

Una de las causas puede ser la falta de información que, a su vez, genera incertidumbre por las consecuencias de una crisis en la economía y en la vida de quienes resultan afectados.

Por eso mismo no hay que fomentar los trastornos depresivos en las personas que sí les llega la crisis a los bolsillos, ya que son más propensos a tener una baja autoestima, lo que no les ayudará a encontrar empleo más rápido, precisó por su parte la psicoterapeuta psicoanalista, Jael Alatriste.

Una vez sabido lo anterior, las especialistas dan cuatro consejos con los que podrás sobrellevar la crisis y tus emociones.

1. Tener calma y no perder la esperanza. Hay que ser realistas y no adelantarse acontecimientos que nos pueden llevar a sentimientos de desesperación excesivos; nunca hay que perder el control.

2. No crear alarma. La preocupación desmedida nos lleva a la ansiedad y evita que seamos capaces de buscar soluciones acordes a la realidad.

3. Olvidarse de los gastos superfluos y administrar bien los ingresos. Todos necesitamos desarrollar actividades de ocio, con el fin de lograr nuestro bienestar.

“Por ejemplo podemos salir a cenar a un sitio más barato, ir sólo una vez al cine al mes o buscar actividades de ocio gratuitas. Esto producen sensaciones de bienestar, ya que no tenemos el lastre de un alto gasto sobre nosotros", sostiene González Padilla.

4. En el caso de experimentar una depresión intensa que dura más de cuatro semanas será necesario acudir con un profesional.

Ahora ve
No te pierdas