McCain y Obama bromean en vez de pelear

Los candidatos presidenciales coincidieron en una cena de caridad, en la que cruzaron bromas; McCain dijo que todos sus asesores de campaña serían reemplazados por ‘Joe el Plomero’.
Obama y McCain intercambiaron bromas sobre sus campañas. (Re  (Foto: )
NUEVA YORK (CNN) -

El candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Barack Obama, y su rival republicano, John McCain, compartieron el jueves el mismo escenario y micrófono, pero esta vez intercambiaron bromas en vez de ataques de campaña.

Una noche después de enfrentarse en su último debate, los rivales en la carrera a la Casa Blanca se vistieron de gala para una tradición política más cordial, una cena en Nueva York que ha atraído a los candidatos presidenciales en cada elección desde 1945, salvo en dos ocasiones.

El discurso de McCain

McCain dijo en la cena anual Al Smith, que se realiza en Manhattan en memoria del cuatro veces gobernador de Nueva York y sirve para recaudar fondos para obras de caridad católicas, que tenía un anuncio: había despedido a todos sus asesores de campaña.

"Todos sus cargos serán ocupados por un hombre llamado Joe el plomero", dijo McCain, citando al pequeño empresario de Ohio a quien el candidato republicano convirtió en un éxito nocturno durante el debate del miércoles.

El senador por Arizona también se burló por el hecho de haberse referido a Obama como "ese tipo" en un debate anterior.

"A él no le importa. De hecho, él tiene un sobrenombre para mí: George Bush", bromeó McCain.

El discurso de Obama

Cuando Obama tomó el micrófono, el demócrata dijo que debía corregir algunas ideas equivocadas debido a que McCain había estado preguntando "¿Quién es Barack Obama?".

"No nací en un pesebre", declaró jocosamente, agregando que su nombre Barack, que le dio su padre keniano, significaba "ese tipo" en swahili.

También tuvo una explicación para su segundo nombre, Hussein.

"Me lo dio alguien que nunca pensó que me postularía a presidente", declaró.

Obama dijo que su mayor fortaleza era la humildad y agregó que su mayor debilidad es ser "demasiado asombroso".

Las únicas veces en las que los candidatos presidenciales no hablaron en la cena Al Smith fueron en 1996, cuando el presidente Bill Clinton no fue invitado luego de que vetó una prohibición de abortos tardíos, y en el 2004, cuando los auspiciadores citaron la naturaleza divisiva de la campaña y omitieron las invitaciones.

Ahora ve
No te pierdas