El Senado discute contratos de Pemex

Los senadores discutían en comisiones un plan para que la petrolera contrate empresas privadas; el asunto más polémico de una reforma energética que busca revertir el declive en la producción
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

Los senadores de México discutían en comisiones un plan para que la petrolera estatal Pemex contrate empresas privadas para trabajos de exploración y perforación, el asunto más polémico de una reforma energética que busca revertir el declive en la producción de crudo. Las comisiones de Energía y de Estudios Legislativos aprobaron el lunes un quinto dictamen de la reforma, de un total de siete, que abre la posibilidad de que una misma empresa pueda ser contratada por Pemex para realizar varias actividades dentro de un mismo proyecto.

Hasta el momento los reglamentos del monopolio estatal no permiten esa posibilidad.

"El que Pemex no pueda contratar al mismo que exploró para perforar me parece que sería una limitación inconducente", dijo el senador oficialista Fernando Elizondo.

El proyecto del sexto dictamen que debatían los senadores sobre las condiciones para estos contratos, establece la prohibición de pagar a las empresas un porcentaje de la producción o de las ventas de hidrocarburos por sus servicios.

Con ello, quedarían descartados los llamados contratos de riesgo con los que Pemex tendría que compartir con los privados las ganancias por la producción y que habían sido motivo de discordia entre los legisladores.

La posibilidad de contratar a privados es un paso clave para que la petrolera -uno de los mayores proveedores de crudo de Estados Unidos- pueda elevar la producción.

La participación privada en el sector ha desatado polémica, porque la industria desde que fue nacionalizada en 1938 es considerada un símbolo de soberanía para muchos, además de ser la principal fuente de ingresos de México.

Protestas

Un sector de la izquierda considera que los contratos con empresas podrían derivar en la privatización de Pemex.

El ex candidato presidencial izquierdista Andrés Manuel López Obrador, líder del ala dura del Partido de la Revolución Democrática (PRD), pidió el domingo a seguidores que estén preparados para realizar protestas contra la reforma, que impulsa el presidente conservador Felipe Calderón.

Pero legisladores de su propio partido que participan en las negociaciones han dicho que la reforma no tendrá ningún atisbo privatizador.

"Se han preservado las definiciones fundamentales de que Pemex seguirá siendo una empresa del Estado mexicano", dijo el senador Graco Ramírez del PRD.

Las comisiones rechazaron el lunes un proyecto presentado por el conservador Calderón sobre refinación, que buscaba que empresas privadas construyeran y fueran propietarias de plantas procesadoras de gasolinas.

Ahora ve
No te pierdas