Brasil, ¿a la estatización bancaria?

El gobierno brasileño autorizó a bancos estatales a adquirir activos de instituciones financier dijo que el plan es para ayudar a las instituciones en problemas, aunque negó que estén en quie
Lula da Silva emitió un decreto para sortear la crisis finan  (Foto: )
BRASILIA (CNN) -

El gobierno de Brasil adoptó nuevas medidas para impulsar la liquidez y el crédito a raíz de la crisis financiera global, pero el ministro de Hacienda negó este miércoles que los bancos del país estén al borde de la quiebra.

Los estatales Banco do Brasil y Caixa Económica Federal fueron autorizados a adquirir participaciones en otras instituciones financieras, según un decreto del presidente Luiz Inácio Lula da Silva publicado en el diario oficial.

Asimismo, el Banco Central podrá realizar operaciones de swaps cambiarios con instituciones similares de otros países, según la llamada Medida Provisoria, que tiene vigencia inmediata, pero requiere la aprobación del Congreso.

Sin embargo, el ministro de Hacienda, Guido Mantega, al comentar las medidas en una conferencia de prensa, afirmó que "el sistema financiero brasileño está sólido, es uno de los más sólidos del mundo". "No hay bancos quebrando" en el país, agregó.

Mantega sostuvo que la autorización para que los dos bancos estatales adquieran parte de otras instituciones tiene como fin ayudar a entidades que pudieran atravesar problemas.

"Estamos tomando esa medida porque va en el sentido de facilitar la liquidez y permitir que algunas instituciones financieras que no tienen esa liquidez puedan tener una alternativa", afirmó.

En tanto, el presidente del Banco Central, Henrique Meirelles, dijo que la autorización para que la entidad realice operaciones de swaps con similares de todo el mundo no sería utilizada de inmediato.

"Esa es una medida preventiva, no existe esa necesidad en este momento", indicó en la conferencia de prensa.

En las últimas dos semanas, el Gobierno brasileño ha adoptado una serie de medidas para garantizar el funcionamiento del mercado de crédito del país.

Aunque los grandes bancos de Brasil lucen saludables, los analistas financieros consideran a algunos menores como potencialmente vulnerables por la escasez de crédito.

Para ayudarlos, el Banco Central alivió los requerimientos de reservas, con lo que liberó hasta 160,000 millones de reales (68,410 millones de dólares) en el sistema financiero.

El Gobierno también autorizó a grandes bancos a usar parte de sus requerimientos de reservas depositadas en el Banco Central para comprar portafolios de instituciones menores.

Algunos de los mayores bancos de Brasil ya usaron la medida. Bradesco, el mayor banco privado de la nación, y Unibanco dijeron que compraron carteras de rivales menores.

El español Santander, propietario del Banco Real, también informó que había cerrado un negocio para comprar portafolios de otras instituciones.

Ahora ve
No te pierdas