Senadores discuten reforma energética

El Senado sesionaba en una sede alterna ante las protestas de López Obrador y sus seguidores; se realizaba la segunda lectura de la reforma energética, la cual podría ser aprobada este juev
El Senado revisa la reforma energética en la sede alterna al
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Al iniciar en el Senado la segunda lectura de los siete dictámenes de la reforma energética, el presidente de la Comisión de Energía, Francisco Labastida, afirmó que los senadores crecen ante los problemas.   Al pedir el voto en favor de los dictámenes, sostuvo que éstos son producto de siete meses de debate democrático y profundo en los que la sociedad se involucró en el proceso de discusión, además de que participaron legisladores de todos los partidos políticos.  

"Hemos tenido capacidad para escuchar sin límite alguno con auténtico espíritu democrático a toda la sociedad en un ejercicio sin precedentes por parte de la Cámara alta", subrayó el senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI).  

Aseguró que todo ello se llevó a cabo en un ambiente de tolerancia donde "unos gritos no rompen el orden institucional del país" y el Senado es pieza central de la democracia.   Además "una golondrina no hace verano", señaló el legislador en alusión a las protestas contra la reforma.  

Labastida Ochoa advirtió que en una democracia las mayorías deciden y cuando las minorías quieren hacerlo eso es una dictadura, por lo que llamó a no permitir que éstas sean las que determinen lo que se debe hacer en el país.  

El acuerdo parlamentario es que cada uno de los siete dictámenes se discutan y aprueben por separado en lo general y en lo particular.

Seguridad en la sesión

La sesión ordinaria del Senado se llevaba a cabo en la sede alterna de la Torre Caballito donde discutirán y, en su caso, aprobarán los siete dictámenes la reforma energética.  

Los legisladores no pudieron ingresar al recinto oficial de Xicoténcatl 9, por lo que el presidente de la Mesa Directiva, Gustavo Madero, los citó en el quinto piso de la Torre Caballito.  

A petición del presidente del Senado Gustavo Madero, elementos de Seguridad Publica federal y local ingresaron a la Torre Caballito para contener a manifestantes que pretendían irrumpir.  

Afuera del improvisado recinto legislativo, una docena de seguidores de Andrés Manuel López Obrador intentó interrumpir la sesión ordinaria, pero enseguida comenzó su desalojo por la fuerza pública.  

Todo quedó en conato de violencia, pero los manifestantes que llegaron al quinto piso se negaban a retirarse a pesar de la presencia policiaca.  

Madero pidió el apoyo de la fuerza policiaca para el desarrollo adecuado de la sesión y garantizar la integridad física de los 99 senadores presentes.

Ahora ve
Lo más buscado por los mexicanos en Google durante 2017
No te pierdas
×