La era de Bush llega a su fin

Obama y McCain han coincidido sólo en una cosa durante la campaña: terminar con la era de Bush; este martes se espera una gran asistencia a las urnas; unos 29 millones ya votaron en 30 estado
El presidente de EU quiere que la gente conozca sobre las di  (Foto: )
WASHINGTON (AP) -

Barack Obama se perfilaba como el ganador más probable de la larga contienda que lo convertiría en el primer presidente negro de Estados Unidos, mientras que su rival republicano John McCain prometió incesantemente dar una sorpresa de último momento en las elecciones del martes.

Obama y McCain, con una diferencia de 25 años y un océano político aparentemente insondable, han coincidido sólo en una cosa durante la campaña presidencial más larga de la historia de su país: la promesa de dar por terminada, de una vez por todas, la era de George W. Bush.

Se esperan cantidades sin precedentes de estadounidenses en las casillas, que se sumarán a los 29 millones que ya han votado en 30 estados de forma.

La cuenta de votos anticipados señalaba una ventaja para Obama, las estadísticas oficiales mostraban que los demócratas superaban a los republicanos en Carolina del Norte, Colorado, Florida e Iowa. Los cuatro estados votaron por Bush en el 2004.

La campaña de Obama tuvo momentos de pesar en el día cuando se anunció la muerte de su abuela, cuya personalidad y relación dejaron una huella profunda en el candidato. Madelyn Payne Dunham murió a los 86 años a causa del cáncer.

"Se fue a casa", afirmó Obama con lágrimas en los ojos ante miles de seguidores en la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte que guardaron silencio ante el anuncio. La familia dijo que se realizaría una ceremonia más tarde.

Gira vertiginosa

McCain, senador por Arizona en cuatro periodos y de 72 años de edad, terminó la campaña del lunes con una gira vertiginosa por varios estados tradicionalmente republicanos que aún no ha podido asegurar y que comienzan a inclinarse por Obama.

El republicano inició su jornada en Florida y luego se dirigió a Virginia, Tenesí, Indiana, Nuevo México y Nevada. También fue a Pensilvania, el único estado de los que visitó que votó por los demócratas en el 2004 y que esperaba ganar.

En la víspera de las elecciones Obama, de 47 años y senador en su primer periodo por el estado de Illinois, era el favorito para ganar todos los estados que consiguieron los demócratas en el 2004, cuando Bush derrotó al senador John Kerry. Con ello Obama obtendría 251 votos electorales.

También tenía la ventaja o estaba empatado en varios estados que ganó Bush, con lo que tendría diversas maneras de conseguir los 270 votos electorales necesarios para la presidencia. Necesitaría ganar el Ohio o Florida, o en varios estados pequeños.

Aunque ningún estado reñido era menospreciado, Virginia, donde ningún demócrata ha ganado en 40 años, y Ohio donde todos los presidentes republicanos se han impuesto, eran los más codiciados. Juntos valen 33 votos electorales que McCain debe ganar.

Obama tuvo un gran avance luego de que las preocupaciones sobre la economía opacaron la guerra en Irak, como el principal interés de los electores.

Aunque algunos republicanos expertos argumentaron que la carrera se volvía cada vez más reñida, varias encuestas mostraron que la ventaja de Obama se amplió.

Una encuesta USA Today/Gallup publicada este lunes señaló que los votantes potenciales favorecen a Obama por 53% contra 42%, una ventaja de 11 puntos porcentuales sobre McCain. Otras encuestas indican que Obama tiene una ventaja de entre siete y ocho puntos.

Algunos sondeos realizados por la Universidad Quinnipiac mostraban que el candidato demócrata tiene ventajas significativas en dos estados cruciales que suelen ser indecisos: Ohio y Pensilvania, asimismo estaba empatado con McCain en Florida, que vale 27 votos. Si Obama gana en cualquiera de esos tres estados McCain difícilmente podría superarlo.

Guerra de declaraciones

Las elecciones que finalizan este martes serán recordadas como quizás las más largas hasta ahora, pero también las que los estadounidenses han vivido con más certeza y pasión, expresando firmemente su creencia de que el próximo presidente puede cambiar las cosas.

Después de meses de campaña electoral, llega un día extraordinario, no importa quién sea el ganador.

"Estamos a un día del cambio en Estados Unidos", afirmó Obama, cuya victoria marcaría un hito en la historia de ese país.

Pero McCain intentó advertir a los estadounidenses que Obama estaba fuera de la población común y predominante.

"El senador Obama está en la bancada de izquierda extrema. Es más liberal que un tipo que se define como socialista y eso no es fácil de lograr", afirmó McCain refiriéndose al senador Bernie Sanders, de Vermont, que en un principio se había definido como socialista.

La posibilidad de las derrotas republicanas tanto en la Casa Blanca como en el Congreso, no se debió por completo a Bush, que prácticamente ha estado invisible en los últimos días de la campaña.

La vocera de la Casa Blanca, Dana Perino, dijo que el presidente estaba fuera de la luz pública porque "el partido Republicano quería que esta elección se centrara en John McCain”.

Ahora ve
No te pierdas