Obama y McCain: La última batalla

La campaña de dos años ha costado 2,000 millones de dólares y se extenderá hasta mañana martes; Obama tiene posibilidades para ganar los 270 votos, pero las de McCain son más estrechas.
Obama y McCain lanzaron a la fama a Joe en su último debate.

Los dos candidatos a la presidencia de Estados Unidos realizaron el lunes sus últimas manifestaciones en estados clave, en el final de una campaña en la que el demócrata Barack Obama llevaba la delantera pero que el republicano John McCain esperaba poder revertir.

Luego de casi dos años de campaña, los candidatos, animados por multitudes, se preparaban para esperar el resultado de la votación en sus estados de residencia: Obama en Illinois y McCain en Arizona.

Quien sea electo deberá enfrentar grandes desafíos incluyendo restituir el crecimiento de la debilitada economía estadounidense, combatir en Irak y Afganistán, superar el déficit de presupuesto de cerca de 500,000 millones de dólares y reposicionar a la mayor potencia mundial.

El interés en los comicios para elegir al sucesor del impopular George W. Bush fue grande. Millones de estadounidenses ya han votado y se esperan largas filas en los centros de votación.

Podría ser posible que se diera un récord de asistencia, fácilmente superando el total de 121 millones de votos contabilizados en 2004.

Los candidatos comenzaron su último día de campaña en Florida, el mismo escenario de batalla en el cual el presidente Bush ganó en 2000, y que McCain necesita para evitar una derrota.

Obama, quien a sus 47 años es senador por Illinois y se podría convertir en el primer presidente negro de Estados Unidos, se posicionó en su mensaje como un agente de cambio anti Bush. Hasta el momento, el demócrata lleva ventaja en los sondeos nacionales de opinión y en muchos de los estados que determinarán el resultado de las elecciones.

"Luego de décadas de una política quebrada en Washington, ocho años de fallidas políticas de parte de George Bush y 21 meses de campaña desde la rocosa costa de Maine a la soleada California, estamos a un día del cambio en Estados Unidos", dijo Obama a sus seguidores en Jacksonville, Florida.

En tanto, McCain, quien ha enfrentado la difícil tarea de intentar extender el ahora impopular mandato republicano por un tercer período, espera un milagro final.

Midiendo las cortinas

"Los expertos nos han quitado de la carrera y mi oponente está midiendo las cortinas de la Casa Blanca", dijo McCain durante una concentración en Tampa, Florida.

"Los expertos puede que no los sepan y los demócratas puede que no lo sepan, pero 'el Mac' está de vuelta. Vamos a ganar estas elecciones", añadió.

McCain, de 72 años y quien de ser electo sería la persona de más edad en gobernar para un primer período, acusó a Obama de querer aumentar los impuestos para conseguir políticas más liberales. Además, intentó desmarcarse de los ataques del demócrata de ligarlo con el presidente, diciendo que él no es Bush.

"Si el senador Obama quisiera competir contra George Bush, debería haberse postulado cuatro años atrás", indicó.

La campaña de dos años, que se estima ha costado 2,000 millones de dólares, se extenderá hasta el mismo día de la elección. McCain se detendrá en Colorado y Nuevo México luego de votar en Arizona.

Obama realizará un último llamado a los votantes el martes en Indianápolis. Este estado, de tendencia sólidamente republicana, se ha mostrado cercano al candidato demócrata durante este año.

Los estadounidenses votarán en 51 estados y en el distrito de Columbia. Cada estado tiene una cierta cantidad de votos electorales, basados en su representación en el Congreso. El candidato que consiga 270 votos electorales ganará el asiento en la Casa Blanca.

Mientras que Obama tiene muchas combinaciones de estados posibles para ganar los 270 votos, las posibilidades de McCain son un poco más estrechas.

El candidato republicano se ha centrado en intentar mantener los estados que ganó Bush en las elecciones pasadas y espera llevarse el tradicionalmente demócrata Pensilvania.

Ahora ve
No te pierdas