Líderes piden cambios económicos a Obama

Políticos de todo el mundo instaron al presidente electo a proponer ajustes para superar la cri La crisis económica que padece EU ha opacado el optimismo que generó el triunfo de Obama.
LONDRES/NUEVA YORK (CNN) -

Líderes políticos internacionales instaron este miércoles a que el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, ayude a construir un nuevo orden económico para ayudar al mundo a salir de su peor crisis financiera desde la década de 1930.

El entusiasmo por la histórica elección del demócrata Obama como el primer presidente negro de Estados Unidos fue atenuado por la percepción de los desafíos que él enfrenta en momentos en que el país, la mayor economía del mundo, se dirige a la recesión.

"Debemos cambiar la crisis actual en una nueva oportunidad. Necesitamos un nuevo acuerdo para un nuevo mundo", dijo el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

"Sinceramente yo espero que con el liderazgo del presidente Obama, Estados Unidos de América una fuerzas con Europa para impulsar este nuevo acuerdo", agregó.

En la mañana, tras el triunfo de Obama, ADP Employer Services dijo que los empleadores privados de Estados Unidos recortaron 157,000 puestos de trabajo en octubre, cifra superior a la esperada.

Eso sugiere que el reporte gubernamental de nuevos empleos mensuales no agrícolas a publicarse el viernes y que es más exhaustivo mostrará una pérdida de 200,000 puestos, opinó Joel Prakken, presidente de Macroeconomic Advisers.

En Europa, donde un paquete de estímulo de Alemania de 50,000 millones de euros (64,200 millones de dólares) dominó las noticias.

Obama también propuso un nuevo paquete de estímulo para ayudar a revivir la economía, que tambalea a causa de una crisis hipotecaria que dejó a las instituciones financieras sobre apalancadas, minó la confianza, congeló los mercados crediticios y transformó Wall Street.

"El mercado ya respondió a Obama. No veo una lectura consistente entre el mercado de bonos, el mercado de acciones y el mercado cambiario, para decir que esta es la reacción a Obama", sostuvo Marc Chandler, jefe global de estrategia cambiaria de Brown Brothers Harriman.

"Las fuerzas que influyen en los mercados mundiales de capitales son muy grandes, más grandes que la de quien resultó electo presidente de Estados Unidos. La gente debe estar preparada para una profunda desaceleración económica en Estados Unidos", agregó.

Obama asumirá el 20 de enero, lo que deja al saliente presidente estadounidense George W. Bush como anfitrión de una cumbre de líderes mundiales que se realizará en 15 de noviembre en Washington para discutir la crisis financiera global, causada por el colapso del mercado de viviendas de Estados Unidos.

En esa cumbre serán abordadas nuevas maneras de regular a los mercados financieros globales, en momentos en que el mundo se dirige a una recesión.

Autoridades están tratando de suavizar el impacto de la desaceleración brindando apoyo a los bancos, abaratando el costo del crédito y aprobando medidas de estímulo que ya suman un monto global de unos 4 billones de dólares.

Italia aprobará la próxima semana un plan para apoyar a los bancos, anunció el primer ministro, Silvio Berlusconi, en medio de señales expresadas por la Comisión Europea de que está dispuesta a flexibilizar el gasto fiscal.

Un miembro de la junta ejecutiva del Banco Central Europeo (BCE), Juergen Stark, se mostró pesimista sobre las perspectivas para la economía de la zona euro, formada por 15 naciones.

"La expectativa de que veamos una recuperación a fin de año ha desaparecido", dijo Stark al diario alemán Financial Times Deutschland en una entrevista publicada el miércoles. "Tendremos un crecimiento muy bajo hasta bien entrado el 2009", agregó.

El Gobierno de Australia se mostró igual de pesimista, al recortar sus proyecciones del crecimiento económico y el superávit presupuestario.

El secretario del Tesoro australiano, Wayne Swan, dijo que si se deterioran aún más las condiciones internacionales, entonces habría más rebajas en los cálculos. "Esto es otro dramático recordatorio de que no somos inmunes al impacto de la crisis financiera global", sostuvo.

                                          

Ahora ve
No te pierdas