Pérdida Mouriño, fuerte golpe a Calderón

La muerte del secretario de Gobernación es un golpe brutal para el presidente Calderón: experto la consultora de seguridad, Stratfor, consideraba a Mouriño el cerebro de la guerra contra el n
Mouriño era el cerebro detrás de Calderón.(AP)  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

La repentina muerte de su hombre de confianza representa un duro golpe para el presidente mexicano Felipe Calderón, en momentos en que debe enfrentar los embates de la crisis financiera global y una creciente ola de violencia relacionada con el narcotráfico.

El secretario de Gobernación y uno de los mejores amigos de Calderón, Juan Camilo Mouriño, murió el martes al estrellarse el pequeño avión del Gobierno en el que viajaba junto con otras siete personas en un exclusivo barrio de la Ciudad de México.

Por si fuera poco, en el accidente también murió el ex jefe antidrogas mexicano, José Luis Santiago Vasconcelos, actualmente encargado de implementar una reciente reforma judicial aprobada por el Congreso.

En total, 14 personas fallecieron, incluyendo a cinco que estaban en tierra al momento del impacto. Varios heridos de gravedad permanecen hospitalizados.

Mouriño, de 37 años, era parte del gabinete de Seguridad y encargado de coordinar la campaña contra el narcotráfico con miles de soldados y agentes que Calderón lanzó tras asumir la presidencia a finales del 2006 y que es una de las prioridades de su Gobierno.

"Es un golpe fuerte para él (Calderón), es un golpe brutal, diría, le amputaron el brazo derecho", dijo a Reuters Agustín Basave, investigador del Centro de Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Políticas de la estatal Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El primer círculo de Calderón, un abogado de 46 años que llegó al poder con el ofrecimiento de crear más empleos y combatir la inseguridad, lo forma un pequeño grupo de colaboradores leales, entre los que estaba Mouriño, quien trabajó con él cuando el mandatario encabezó la Secretaría de Energía y fue jefe de su campaña electoral en el 2006.

"Su muerte me causa un enorme pesar, pero al mismo tiempo es para mí un motivo poderoso para pelear sin descanso, y ahora más que nunca por los ideales que compartimos", dijo Calderón en un mensaje la noche del martes poco después del incidente.

"Sus hijos deben saber que su padre trabajó hasta el último momento por heredarles un mejor país y un buen nombre", añadió, visiblemente consternado.

Violencia y crisis
La muerte de Mouriño se da en un momento en el que México pasa por niveles de violencia nunca antes vistos y que fueron creciendo junto con los operativos de Calderón contra el narcotráfico, que ha cobrado la vida de más de 4,000 personas tan sólo este año, incluyendo a niños.

Pero también sucede en medio de la crisis financiera mundial generada en Estados Unidos pero que ha dejado sentir sus efectos a nivel mundial, golpeando los mercados financieros y las monedas locales.

México es especialmente vulnerable a la crisis pues Estados Unidos es destino de alrededor del 80 por ciento de sus exportaciones y su principal fuente de inversión extranjera. Además, recibe abultadas divisas por la remesas que envían a sus familias los mexicanos que viven en ese país.

"Si Vasconcelos era el cerebro detrás de la guerra contra los cárteles, Mouriño era el cerebro detrás de Calderón", dijo la consultora de seguridad Stratfor, basada en Estados Unidos.

"La pérdida de estos dos hombres en el mismo incidente es una enorme pérdida para el Gobierno". "Estos dos hombres serán difícilmente reemplazados en un país cuyas fuerzas de seguridad han sido infiltradas por la corrupción", subrayó en un reporte.

Ahora ve
No te pierdas