EU descarta sabotaje en avionazo

Garza dijo que nada indica que el incidente aéreo donde murió Mouriño fuera por actividad crim el embajador estadounidense en México informó que la fase preliminar de la investigación conclu
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El embajador de Estados Unidos en México, Antonio O. Garza, descartó que el avionazo en el que perdió la vida el extinto secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño, "haya sido causado por un sabotaje o actividad criminal". Al concluir la fase preliminar de las investigaciones del Comité Nacional de Seguridad en Transporte de Estados Unidos, dijo que "nada en la grabadora de datos de vuelo, la grabadora de voz de la cabina, o cualquier otra evidencia recuperada en la escena del trágico accidente indica que haya sido causado por sabotaje o actividad criminal".

El diplomático explicó que en la última semana "he estado en contacto regular con el jefe del equipo del Comité Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) y hoy hablé con él una vez más. El parte de México mañana para regresar a los Estados Unidos".

Agregó que la fase preliminar de la investigación ha concluido, pero el NTSB seguirá apoyando a la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en el examen de la evidencia y la realización de simulaciones para tratar de entender mejor lo que sucedió.

En un comunicado, refirió que el jefe de ese grupo de trabajo "del NTSB me informó que sus expertos y otros investigadores de accidentes de México, Estados Unidos y el Reino Unido trabajaron como un solo equipo bajo el liderazgo de la DGAC".

Aclaró que los investigadores de su país tuvieron acceso completo al sitio desde la mañana siguiente al accidente, y "trabajaron hombro con hombro con sus contrapartes mexicanos para efectuar una investigación profesional y a fondo".

"En cuanto el gobierno de México se puso en contacto con nosotros respecto al accidente, trabajamos aquí en México y en Washington para reunir a los mejores investigadores de desastres aéreos que los Estados Unidos podían ofrecer", expresó.

Indicó que el NTSB ha investigado más de 2,000 accidentes de aviación, en su mayoría menores, en Estados Unidos, y bajo acuerdos internacionales docenas de siniestros de consideración en otros países, que involucraron aviones o partes de manufactura estadounidense.

En cada caso consideran la condición de la aeronave, las operaciones de vuelo de los pilotos y del control aéreo, al igual que las condiciones climatológicas, para determinar la probable causa del accidente y para hacer recomendaciones a fin de evitar que se repita, expuso.

El embajador estadounidense indicó que también revisan las grabadoras de voz en la cabina del piloto y la de datos de vuelo; recaban toda la evidencia física posible, documentan el sitio del impacto y analizan los restos, las turbinas y otras partes del avión.

En este caso, añadió, trabajaron bajo la dirección de la DGAC, la cual tiene completo control de la investigación, y aunque los investigadores estadounidense ya salieron de México, continuarán en coordinación con esa dependencia y de ser necesario regresarán.

Garza reconoció la transparencia con la que el gobierno de México realiza esta investigación, y la evidencia preliminar indica que el siniestro fue un trágico accidente; sin embargo, "debemos esperar las conclusiones finales de la Dirección General de Aviación Civil".

Ahora ve
No te pierdas