Bush y Obama celebran Acción de Gracias

El actual presidente estadounidense pasa el día festivo en su lugar de retiro en Camp David; el futuro mandatario, Obama, repartió comida entre los pobres y visitó una escuela en Chicago.
El presidente electo entregó ayuda a los necesitados. (Archi
WASHINGTON (AP) -

George W. Bush está pasando este jueves, el Día de Acción de Gracias, en su retiro de Camp David, agradecido de que se halla a punto de concluir "el privilegio de haber servido como presidente" de Estados Unidos. En cuanto al presidente electo Barack Obama, se quedó en Chicago para "que venga gran cantidad de gente a mi casa", y para hacer algunas compras navideñas.

En una festividad que muchos norteamericanos aprovechan para reflexionar, un hombre, históricamente impopular, se dirigió a una remota localidad de Maryland con su familia. El otro, que ha prometido cambio, se ha rodeado de docenas de personas en una ciudad de mucho movimiento.

El miércoles, Obama entregó comida a los necesitados en una iglesia de Chicago, acompañado de su esposa, Michelle, y de sus dos hijas. El presidente electo estrechó las manos de muchas personas, a las que dijo, "Ustedes me pueden llamar Barack".

Luego, Obama realizó una rápida visita a una escuela que quedaba al lado de la iglesia. Allí, preguntó a entusiasmados niños, "¿Quien de ustedes comerá pavo?" ''¿Quien de ustedes comerá una torta de patata?"

David Greenberg, historiador de la universidad de Rutgers, dijo que Obama trata de seguir la tradición de Acción de Gracias de ayudar a los pobres. "El está mostrando un costado diferente de sí mismo, el de un presidente con conciencia nacional o autoridad moral", dijo Greenberg.

En una entrevista difundida en la cadena de televisión ABC, Barack y Michelle Obama dijeron a la periodista Barbara Walters que durante la festividad pensaban tener en su hogar de Chicago a "por lo menos 60 personas".

Para Bush, su último día de Acción de Gracias en el cargo es un momento para sentir nostalgia. Bush agradeció a soldados y voluntarios que están peleando en las guerras de Irak y Afganistán, iniciadas en octubre de 2001 y en marzo de 2003, así como a maestros y a pastores, y a todo el pueblo estadounidense. Luego, agradeció a su esposa y a sus hijas mellizas, "Dos milagros del Día de Acción de Gracias que fueron bendecidas hace 27 años". También se mostró complacido de que su madre, la ex primera dama Barbara Bush, se está recuperando, luego de haber sido hospitalizada.

"Y por encima de todo", dijo Bush, "agradezco al pueblo de Estados Unidos por haberme brindado el tremendo privilegio de servir como presidente".

En el 2003, meses después de comenzar la guerra en Irak, Bush viajó a Bagdad sin anunciarse, y sirvió pavo a soldados que celebraban el día de Acción de Gracias.

En esta ocasión, la celebración es más privada. Greenberg dijo que la decisión de Bush de retirarse a un discreto segundo plano "es como un mutuo acuerdo entre él y el público de Estados Unidos".

"En cierto modo", agregó el profesor, "podría haber parecido impropio que (Bush) hiciera algo demasiado llamativo".

Ahora ve
No te pierdas