Argentina recorta el subsidio al gas

La medida anunciada provocará un aumento en las tarifas residenciales e industriales; el recorte le daría al gobierno un ahorro de 415.4 millones de dólares.
BUENOS AIRES (AP) -

El gobierno argentino anunció el viernes la eliminación de 415 millones de dólares en los subsidios al gas, lo que implicará un alza en las tarifas de los grandes consumidores residenciales e industriales.

Esta es la cuarta vez en cuatro meses que el gobierno reduce los subsidios a la energía --ya lo había hecho en julio, septiembre y octubre con la electricidad y el gas-- en un intento por contener el gasto ante la creciente incertidumbre sobre la solvencia financiera del país.

"Estas medidas producen una reducción directa y significativa de los subsidios que el gobierno nacional ha venido aplicando a las tarifas de gas y electricidad", anunció el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, durante una conferencia de prensa en el Ministerio de Economía.

"Se ahorrarán 1,400 millones de pesos (unos 415.4 millones de dólares)", añadió.

De Vido explicó que el recorte en los subsidios implicará un aumento en las tarifas de "los sectores residenciales de mayor consumo y también en los grandes comercios y grandes industrias", pero remarcó que quedarán exceptuados del alza "el 64% de los hogares de la República Argentina y el 98.5% de las industrias y comercios".

La medida se aplicará con retroactividad al 1 de noviembre y los recursos adicionales se destinarán a obras de infraestructura, dijo el ministro.

El recorte en los subsidios busca controlar el gasto público para evitar un deterioro del superávit primario, clave para el pago de la deuda pública.

El gobierno destina casi 10,000 millones de dólares anuales en subsidios, de los cuales un tercio están dirigidos a paliar la crisis energética que vive el país y que en su mayoría se destinan a la importación de gas de Bolivia y fuel oil de Venezuela.

En la última semana, la altas temperaturas registradas en todo el país y particularmente en la ciudad de Buenos Aires --donde se alcanzó la mayor marca térmica en más de 40 años-- dispararon la demanda de electricidad, provocando corte de energía en varios barrios.

De Vido consideró "inevitable" que se produzcan cortes en el servicio eléctrico durante los periodos altos de consumo, pero aseguró que se están realizando numerosas obras para ampliar la capacidad de generación y distribución de energía.

"Hay que entender que en condiciones meteorológicas extremas hay limitaciones: ningún servicio es perfecto en ningún lugar del mundo, incluida Europa", afirmó el ministro.

Ahora ve
No te pierdas