El agro argentino vuelve a las protestas

Los productores rurales realizaban manifestaciones a nivel nacional contra la política oficial; exigían cambios en el impuesto a la exportación agrícola ante la caída de los precios de los gr
La disputa entre los agricultores argentinos y el gobierno d
BUENOS AIRES (CNN) -

Los productores rurales argentinos realizaban el miércoles concentraciones en todo el país en protesta contra la política oficial para el sector, en un nuevo capítulo de un enfrentamiento que este año sumió al Gobierno en una crisis política.

Los chacareros reclaman cambios en el impuesto a la exportación de bienes agrícolas ante la fuerte caída de los precios internacionales de los granos, además de beneficios para los sectores ganadero y lácteo de Argentina, uno de los mayores proveedores mundiales de alimentos.

"La situación hoy es extremadamente grave, incluso más grave que el 11 de marzo (cuando comenzó la pelea del sector con el Gobierno)", dijo a Reuters Pablo Orsolini, vicepresidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), una de las cuatro entidades rurales enfrentadas con el Gobierno.

Durante la protesta anterior, los productores realizaron huelgas comerciales, cortes de rutas y masivas manifestaciones que llevaron a una desaceleración de la economía doméstica y una polarización de la sociedad.

La puja pareció cerrarse en julio, cuando el Congreso rechazó en una pareja votación la propuesta de la presidenta Cristina Fernández de subir el impuesto a las exportaciones de soja, el principal cultivo del país.

Con el alza impositiva, el Gobierno buscaba evitar subidas en los precios domésticos de los alimentos y mejorar la recaudación fiscal.

Pero con las profundas caídas en los valores globales de la soja, el maíz, el trigo y el girasol, la rentabilidad de los productores se vio severamente afectada -pese a mantenerse la misma alícuota a las exportaciones de julio-, lo que llevó a nuevos reclamos.

"Hoy lo que estamos tratando es de no desaparecer como productores", explicó Orsolini.

En octubre las entidades rurales realizaron un nuevo paro agrario, pero no contó con el mismo respaldo que a mitad de año.

Ante la fuerte merma de los precios internacionales de las materias primas como consecuencia de la crisis económica mundial, el Gobierno de Fernández bajó la semana pasada las tasas que pagan los exportadores de trigo y maíz, pero los productores consideraron que la medida era insuficiente.

El miércoles, la televisión argentina mostró imágenes de multitudinarias concentraciones de chacareros en diferentes puntos del país. En la localidad de Paraná, en la provincia de Entre Ríos, los productores regalaban huevos, naranjas y arroz como protesta.

Prácticamente sin diálogo entre las entidades rurales y el Gobierno, el conflicto parece estar lejos de terminar. El vicepresidente de FAA no descartó nuevas protestas, incluyendo paros comerciales, si no hay cambios en la política oficial.

"En los primeros meses del año que viene nosotros creemos que vamos a volver nuevamente con medidas muy fuertes, similares a las que tuvimos a partir del 11 de marzo", afirmó Orsolini.

Argentina es el mayor exportador mundial de aceite y harina de soja y uno de los principales de trigo, maíz y carne vacuna, productos cuyas ventas se vieron afectadas durante la protesta de la primera mitad del 2008.

Ahora ve
No te pierdas