El presidente de Somalia deja su cargo

Abdullahi Yusuf dimitió este lunes y acusó a la comunidad internacional de no apoyar su gobierno; el ambiente actual está marcado por el choque entre grupos islámicos.
Presidente Somalia  (Foto: CNN)
BAIDOA, Somalia (CNN) -

El presidente de Somalia, Abdullahi Yusuf, dimitió el lunes y acusó a la comunidad internacional de no apoyar al Gobierno provisional del país africano.
La dimisión puso fin a un estancamiento en el Gobierno interino y dejó abierto el camino para una nueva administración en la anárquica nación del Cuerno de África.
Yusuf le dijo al Parlamento que el presidente del órgano legislativo Sheikh Aden Madobe asumiría sus responsabilidades.
Madobe afirmó a periodistas en Baidoa que permanecerá en el cargo hasta que sea electo un nuevo presidente y dijo que el Gobierno mantendrá conversaciones con "cualquier grupo opositor".
"Una nueva página está abierta ahora en la historia de Somalia", dijo Ahmedou Ould-Abdallah, el enviado especial de Naciones Unidas para el país, quien además llamó a toda la población a apoyar a Yusuf en su "decisión patriótica y valiente".
"También los invito a aprovechar esta oportunidad para superar sus diferencias. Es el momento para la unidad y la solidaridad", agregó Abdallah en un comunicado.
El debilitado Gobierno interino, respaldado por Occidente, no logró llevar el orden y la seguridad a un país azotado por la violencia desde que una dictadura fue derrocada en 1991.
La insurgencia islámica ya controla la mayor parte del sur del país, salvo por Mogadiscio y Baidoa, y los analistas esperan que se hagan con el resto cuando tropas etíopes de apoyo se retiren.
Se registraron enfrentamientos el lunes en el centro del país, cuando islámicos moderados chocaron con combatientes del extremista al Shabaab, mientras que insurgentes bombardearon la capital Mogadiscio.
Residentes dijeron que al menos 15 personas murieron en enfrentamientos entre grupos islámicos, elevando la cifra de víctimas fatales a 48 en los últimos tres días. En Mogadiscio, 10 personas perdieron la vida en choques entre extremistas y las fuerzas del Gobierno.
Satisfacción
Yusuf había ido perdiendo popularidad tanto en su país como en el extranjero, y fue acusado por Washington, Europa y sus vecinos africanos de paralizar el proceso de paz patrocinado por Naciones Unidas.
El primer ministro somalí, Nur Hassan Hussein, dijo a medios que la renuncia del presidente era un hecho positivo.
"Este es un paso positivo hacia la democracia. Exhorto a los soldados del Gobierno y a los civiles a que refuercen la seguridad", comentó Hussein en una conferencia de prensa en la capital tras la dimisión de Yusuf.
Diplomáticos se mostraron satisfechos con la decisión de Yusuf, diciendo que con su partida, la planeada retirada de las tropas etíopes y una creciente oposición a los extremistas islámicos había ahora una real esperanza de progreso político en Somalia.
"Si se convence al nuevo parlamento de que sea abierto y el proceso de selección es analizado minuciosamente, entonces hay verdaderas posibilidades", dijo un diplomático occidental en la región.
El representante especial de la Unión Africana para Somalia, Nicolas Bwakira, dijo que la "digna salida" de Yusuf mostró habilidad política y un sentido de liderazgo.

Ahora ve
No te pierdas