Aspen se “congela” por amenaza de bomba

Un hombre colocó cuatro paquetes con la leyenda “muertes en masa” en el poblado turístico; la policía desalojó el centro de esquí, obligando a suspender las festividades de Año Nuevo.
ASPEN, Colorado (AP) -

La amenaza que obligó a cerrar este poblado turístico en Nochevieja era real: la policía dijo el jueves que cuatro paquetes envueltos para regalo tenían bombas hechas con gasolina y partes de teléfonos celulares, e incluían notas que advertían de "muertes en masa".
El hombre sospechoso de haber colocado las bombas en dos bancos y un callejón el miércoles se suicidó dándose un balazo poco después, indicó la policía. El cadáver de James Chester Blanning, que creció en Aspen y vivía en Denver desde el 2003, fue hallado el jueves, indicaron los agentes.
Blanning, de 72 años, entró a dos bancos de Aspen aproximadamente a las 2:30 de la tarde el miércoles y dejó paquetes envueltos con papel navideño junto con notas que decían que las cajas contenían bombas, indicaron fuentes policiales.
Las notas amenazaban con "muertes en masa", exigían 60,000 dólares en efectivo y también criticaban al presidente George Bush, dijo Bill Linn, subjefe de policía de Aspen, en una conferencia de prensa.
Las notas de Blanning decían que tenía como objetivo atacar cuatro bancos, pero sólo dos -un banco Wells Fargo y otro Vectra, ubicado cerca de allí- recibieron los paquetes.
Posteriormente, la policía encontró dos paquetes similares encima de un trineo negro en un callejón del centro del poblado. Las cuatro cajas contenían bombas caseras fabricadas a partir de gasolina y componentes de teléfonos celulares.
"Creemos que el sospechoso abandonó su plan cuando iba a la mitad", dijo Linn, e indicó que las notas de Blanning no mencionan los nombres de los otros dos bancos a los que pensaba atacar.
El diario Aspen Times reportó que Blanning dejó una nota mecanografiada en las oficinas del periódico el miércoles por la noche. El texto lleno de palabras altisonantes, que aparentemente era similar a las notas que Blanning dejó en los bancos, advertía: "Aspen pagará un precio terrible en sangre" si sus exigencias no eran cumplidas.
En la parte externa del sobre que contenía la nota estaba "la última voluntad y testamento" de Blanning, redactado a mano, el cual dejaba tres propiedades en Denver a dos hombres. No proporcionó ningún móvil para sus actos, pero escribió: "Yo era y soy un buen hombre".
La nota también indicaba que una quinta bomba estaba "oculta en un sitio de alto nivel para beber". Linn dijo que los bares de Aspen habían sido registrados pero no se halló ninguna bomba adicional.
Al enterarse de las amenazas la policía decidió desalojar 16 cuadras -casi todo el centro de Aspen -, obligando a suspender las festividades por el Año Nuevo. A las 4 de la madrugada se permitió de nuevo el acceso a las personas que vivían en la zona.
Linn dijo que equipos especiales de la policía hicieron detonar las bombas una vez que el área fue evacuada, y que uno de los paquetes creó una bola de fuego frente a un banco Wells Fargo cuando la policía lo hizo detonar. Nadie resultó herido.
Para el miércoles por la noche, la policía dio a conocer el nombre de Blanning y su fotografía. Linn dijo que en la madrugada del primer día del 2009, Blanning fue hallado muerto, sin compañía, en su camioneta Jeep Cherokee al este de Aspen. La policía halló un fusil en el vehículo, así como una pistola que creen empleó para matarse.
Los habitantes de Aspen recuerdan a Blanning como un tipo excéntrico que creció fascinado por el pasado del lugar como un pueblo minero donde se extraía plata. La gente que lo conoció dice que se desilusionó con su poblado natal cuando éste se convirtió en un sitio de recreo para ricos.

Ahora ve
No te pierdas