Castro pide no dejarse llevar por EU

El presidente de Cuba, Raúl Castro dijo que Estados Unidos nunca dejará de ser agresivo; llamó a los cubanos a trabajar duro para preservar el sistema socialista.
Raúl Castro  (Foto: CNN, )
LA HABANA (CNN) -

Cuba no puede dejarse hipnotizar por los "cantos de sirena" de Estados Unidos, dijo el presidente Raúl Castro al conmemorar 50 años de revolución en la antesala de la asunción de Barack Obama.

Obama, que ocupará desde el 20 de enero la Casa Blanca, dijo estar dispuesto a abrir una etapa de diálogo con las autoridades comunistas de Cuba.

"No se reblandezcan con los cantos de sirena del enemigo y tengan conciencia de que, por su esencia, nunca dejará de ser agresivo, dominante y traicionero", aconsejó Castro en la noche del jueves a los futuros dirigentes cubanos al conmemorar medio siglo del triunfo de la revolución en la ciudad de Santiago de Cuba.

Cuba y Estados Unidos están enemistados desde el alzamiento armado con el que Fidel Castro derrocó el 1 de enero de 1959 al dictador Fulgencio Batista, apoyado por Washington.

La elección de Obama significa para muchos, en ambas orillas del Estrecho de Florida, una posibilidad de que los enemigos de la Guerra Fría hagan finalmente las paces.

Raúl Castro, un general de 77 años que reemplazó en febrero pasado en la presidencia a su convaleciente hermano Fidel, de 82, dijo hace un par de semanas que estaría dispuesto a reunirse con Obama.

El presidente cubano fue incluso más allá y propuso canjear presos políticos por cinco agentes cubanos encarcelados desde hace 10 años en Estados Unidos. Obama no respondió.

Pero en un mensaje enviado desde una cárcel en Kentucky, los cinco agentes cubanos aconsejaron no hacerse ilusiones.

"No podemos ser ingenuos, no debemos esperar milagros, ni nuestro futuro, como nación, debe soñarse atado a cambios de gobierno en el gran vecino del norte", dijeron en un mensaje reproducido el viernes por la prensa estatal.

Cuba exige el levantamiento del embargo comercial con el que 10 administraciones de Estados Unidos han intentado sacudir su sistema socialista y al que atribuyen muchos de sus problemas.

Obama dijo que suavizaría las restricciones a viajes y envío de remesas de los cubano estadounidenses y que estaría dispuesto a charlar con las autoridades comunistas de Cuba.

Pero, aclaró, no pretende levantar el embargo, que considera un instrumento para presionar por libertades políticas y respeto a los derechos humanos en Cuba.

Lucha permanente En su discurso en Santiago de Cuba, Raúl Castro dijo que los cubanos deberán trabajar duro para preservar el sistema socialista que su generación levantó a 145 kilómetros de Estados Unidos.

"Cuando conmemoramos este medio siglo de victorias, se impone la reflexión sobre el futuro, sobre los próximos cincuenta años, que serán también de permanente lucha", dijo.

La austeridad que rodeó los festejos del aniversario refleja las dificultades económicas por las que atraviesa Cuba.

La economía sigue dependiendo de las importaciones y enfrenta problemas de liquidez, acentuados por la crisis financiera global y los 10,000 millones de dólares en destrozos provocados por tres recientes huracanes.

Castro explicó la semana pasada que esos problemas, agravados por el embargo estadounidense, lo obligaron a postergar ciertas reformas para mejorar la calidad de vida de los cubanos, que se quejan de que sus sueldos equivalentes a 20 dólares mensuales no alcanzan para llegar a fin de mes, pese a los subsidios.

Bajo esas condiciones, Cuba reportó el viernes una tasa de mortalidad infantil de 4,7 por cada 1.000 nacidos vivos, la más baja de la historia y la menor de América.

Las autoridades lo atribuyen al sistema universal de salud pública y enseñanza gratuita creado en los últimos 50 años, considerados los principales logros de la revolución.

"Es una victoria doblemente meritoria, porque ha sido alcanzada a pesar del odio enfermizo y vengativo del poderoso vecino", dijo Raúl Castro.

Ahora ve
No te pierdas