El DF invierte en la remoción de chicles

El gobierno del DF gastará 2.50 pesos para quitar cada chicle pegado en el centro de la ciudad; el proceso se hará con 10 máquinas de tecnología alemana, que costaron 5,000 dólares cada una:
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El Gobierno del Distrito Federal iniciará un programa de concientización para combatir la contaminación que provocan los chicles pegados en las calles del Centro Histórico. El titular de Intendente de la Autoridad del Centro Histórico, Ricardo Jaral Fernández, indicó en entrevista que además se invertirán 50 mil dólares en la adquisición de 10 maquinarias con tecnología especial para retirar esa golosina.

Destacó que ante el problema de salud que representan los chicles pegados en las calles, porque cada uno contiene más de 50,000 bacterias, se compró la maquinaria con tecnología alemana vanguardista para facilitar la labor de despegarlos.

Detalló que limpiar las calles del exceso de chicles pegados es un proceso que implica mucho trabajo, sobre todo si se toma en cuenta que en el Centro Histórico están pegados en más de la tercera parte de las banquetas y calzadas.

Ahora con estas máquinas alemanas se facilitará el trabajo de limpia, pues utilizan tecnología innovadora que despegan chicles a través de hidrolavado, que ayuda a limpiar a profundidad, con un ahorro significativo de agua, fuerza humana y recursos.

Ello, si se toma en cuenta que para despegar un solo chicle que tiene un precio menor a los 50 centavos, al gobierno capitalino le representa un gasto de 2.50 pesos.

Por ello, el gobierno local adquirió 10 máquinas especiales con un costo de cinco mil dólares por unidad, que se utilizan con agua caliente y unos químicos especiales que despega y aspira rápidamente el chicle.

Aunado a ello, subrayó que el gobierno local comenzará un programa de concientización entre la población y sus visitantes, para recuperar al Centro Histórico de la contaminación de los chicles.

Jaral Fernández expuso que buscarán con los dueños de las chicleras emprender una campaña, también para concientización, en la que por cada goma de mascar que se deposite en la basura se entregue una nueva.

Todo ello, subrayó para controlar el problema que representa tirar chicles en la calle, ya que "en cada metro cuadrado por o menos 30% está ocupado con manchas" de esa golosina, que es un foco de contaminación.

Ahora ve
No te pierdas