Blancos, más racistas de lo que creen

Estudio revela tibieza de quienes dicen estar contra el racismo, pero no reaccionan ante él; jóvenes canadienses que negaron ser prejuiciosos omitieron actuar ante un caso supuestamente real.
Racismo
CHICAGO (CNN) -

La mayoría de la gente blanca dice que reaccionaría con firmeza contra el racismo, pero no hace nada cuando realmente presencia actos de prejuicio, dijeron el jueves investigadores canadienses y estadounidenses.

Los científicos dijeron que estudiantes universitarios blancos que escucharon a alguien realizar comentarios racistas en un estudio no se encararon con esa persona, y esto podría formar parte de lo que perpetua el racismo.

"Las personas no piensan sobre sí mismas que tienen prejuicios, y consideran que se ofenderían mucho por un acto racista y que actuarían (en tal situación)", dijo Kerry Kawakami, un profesor de psicología de la Universidad York en Toronto, Canadá, cuyo estudio aparece en la revista Science.

"Sin embargo, descubrimos que sus respuestas son mucho más débiles de lo que esperaban cuando en realidad presenciaban un comentario abiertamente racista", dijo Kawakami en un comunicado.

Para el estudio, los investigadores evaluaron a 120 estudiantes blancos en Canadá que fueron expuestos a actos de racismo mientras esperaban que comenzara lo que creían que sería el verdadero experimento.

Un estudiante blanco que pretendía ser uno de los participantes en el estudio hizo un comentario racista sobre un participante negro que abandonó brevemente la sala.

Los comentarios variaban entre injurias leves y otras extremadamente graves. Cuando el estudiante negro regresaba, a los participantes reales se les pedía que escogieran un compañero para el ejercicio siguiente.

Los investigadores descubrieron que un 63 por ciento de los participantes escogía a la personas que hizo el comentario racista como compañero.

"Todos estábamos sorprendidos por la discrepancia entre lo que la gente creía que haría y lo que en realidad hacían cuando eran puestos en esa situación", dijo John Dovidio de la Universidad de Yale en Connecticut, quien también trabajó en el estudio, en una entrevista telefónica.

"No rechazaban a la persona que hizo el obvio comentario racista, y de hecho mostraban una leve tendencia a querer trabajar con esa persona", afirmó.

Aquellos que en realidad experimentaron la situación resultaban menos perturbados que los que lo leían o lo veían en vídeo. Los últimos tendían más a decir que no trabajarían con la persona racista.

"Parte de esto podría deberse a la situación. No tenemos mucha experiencia sobre cómo responder", dijo Dovidio.

Irónicamente, agregó, muchos otros estudios han descubierto que la gente que es enfrentada después de realizar comentarios racistas son menos propensos a repetir tal comportamiento.

"Al no hacer nada, en realidad estás contribuyendo a una sociedad que será racista en el futuro", afirmó.

Ahora ve
No te pierdas