Obama quiere 1 billón para rescatar EU

Obama prometió modificar el plan de rescate financiero para salvar más familias de perder sus casas; sus asesores se reunieron con el Congreso para delinear el gasto y fortalecer a la frágil economía.
WASHINGTON (CNN) -

El presidente electo de Estados Unidos Barack Obama prometió modificar el plan de rescate financiero de 700,000 millones de dólares para salvar a un mayor número de familias de la ejecución de sus casas.

En tanto, sus asesores se encontraron este 11 de enero con los líderes del Congreso, a fin de delinear nuevas medidas de gasto para fortalecer a la frágil economía.

"Cuando uno mira cómo hemos manejado la situación de las ejecuciones de viviendas y si hemos hecho lo suficiente en términos de ayudar a las familias (...) no hemos hecho lo suficiente allí", dijo Obama al programa "This Week" del canal de televisión ABC, en una entrevista difundida el domingo.

Obama dijo que sus técnicos estaban trabajando en forma estrecha con los líderes del Congreso para modificar los términos del plan de rescate financiero y redactar un paquete de estímulo económico más amplio que pueda inyectar más de 1 billón de dólares en la debilitada economía.

"Yo, como muchos estadounidenses, estoy decepcionado con la forma en que se ha desarrollado el proceso del TARP", dijo Obama, en referencia al Programa de Rescate de Activos en Problemas (TARP, por su sigla en inglés), valorado en 700,000 millones de dólares.

"No ha habido una revisión suficiente", agregó. "Nos enteramos esta semana en un informe que no hacemos un seguimiento de a dónde va el dinero", agregó.

"En los próximos días, con el Congreso tendremos un proceso de colaboración y consultas", dijo Obama, quien asume como presidente el 20 de enero.

Los senadores demócratas estaban reunidos a puertas cerradas el domingo para discutir el paquete de estímulo con los expertos económicos y legislativos del presidente electo, entre ellos Lawrence Summers, próximo asesor económico nacional.

La semana pasada, los técnicos de Obama visitaron el Capitolio para calmar las preocupaciones de los legisladores sobre el paquete que impulsa el nuevo jefe de Estado por alrededor de 800,000 millones de dólares.

Esos planes de grandes gastos implicarían mayores déficit presupuestarios. Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, ha sugerido que los legisladores podrían tener que aumentar los impuestos a los ricos para cubrir la brecha.

La semana pasada, las cifras oficiales dijeron que la tasa de desempleo de Estados Unidos subió fuerte al 7.2% en diciembre, cerrando un año en el que los empleadores eliminaron 2.6 millones de puestos de sus nóminas, la mayor cantidad desde 1945.

Obama quiere la aprobación de un plan de estímulo hacia mediados de febrero, diciendo que es crucial para revivir la economía.

La administración de Bush ya ha asignado la primera mitad de los 700,000 millones de dólares del rescate financiero y el equipo de Obama pronto podría buscar los restantes 350,000 millones.

El TARP ha sido usado principalmente para dar a los bancos nuevos capitales para que normalicen el crédito, pero Obama y sus colegas demócratas en el Capitolio quieren que una mayor parte de ese dinero vaya directamente a los consumidores.

Miles de millones de dólares del TARP irían a evitar remates de viviendas, a alentar el endeudamiento de los consumidores y a ayudar a que los Gobiernos locales consigan préstamos bajo un plan del representante demócrata Barney Frank, presidente de la Comisión de Servicios Financieros de la cámara baja.

El Congreso debe dar su aprobación para liberar el resto de los fondos del TARP y los legisladores que han sido escépticos sobre el programa han dicho que podrían oponerse.

"Hasta que haya una necesidad demostrada en nuestra economía y un plan para responder a esa necesidad, creo que sería irresponsable que ellos liberen ese dinero", dijo el líder de la minoría en la Cámara de Representantes, John Boehner, un republicano de Ohio, al programa de CBS "Face the Nation".

Ahora ve
No te pierdas