Calderón alista agenda con Obama

El presidente mexicano planea acuerdos en materia de migración y combate al narcotráfico; Obama ha prometido una reforma migratoria, pero también cambiar algunos puntos del TLCAN.
CIUDAD DE MÉXICO (AP) -

El presidente Felipe Calderón y el presidente electo Barack Obama dialogarán la tarde de este lunes sobre dos problemas críticos para México y Estados Unidos: narcotráfico e inmigración.

Los dos países consideran el tráfico de drogas y sus carteles como una amenaza para su seguridad interna pero, aunque coinciden en que deben darse condiciones para la legalización de inmigrantes indocumentados, parece difícil que el nuevo gobierno de Obama pudiera abordar una reforma migratoria con la rapidez que Calderón quisiera.

Estados Unidos y México comparten una frontera común de 3,200 kilómetros por donde han ingresado la mayoría de unos 12 millones de indocumentados que viven en la nación. De ellos, más de ocho millones son de origen mexicano y Calderón ha dicho que México requería ayuda para generar empleos y evitar la fuga de sus ciudadanos en busca de mejoras económicas.

El Departamento de Justicia estadounidense ha formulado algunos pronunciamientos recientes en ambos temas. Dijo que los indocumentados sometidos a proceso de deportación no tienen derecho a un abogado de oficio y que los carteles mexicanos de la droga eran la principal amenaza de la delincuencia organizada para Estados Unidos.

Igualmente, este año Stephen Dodley, el asesor de seguridad nacional del presidente saliente George W. Bush, afirmó que la violencia del narcotráfico, combinada con brotes de grupos terroristas, amenazan la estabilidad democrática en México.

Las muertes relacionadas con el tráfico de drogas se duplicaron el año pasado en México, donde Calderón ha movilizado miles de soldados para reforzar las labores policiales de seguridad pública.

La oficina de Calderón dijo el domingo en la capital mexicana que el presidente abordará con Obama un "tratamiento integral" al problema de inmigración.

Indicó que "buscará en particular, promover mejores condiciones para los mexicanos en Estados Unidos, sobre la base del respeto a sus derechos y el reconocimiento pleno a la aportación económica, social y cultural que realizan".

Durante la campaña, Obama habló de la posibilidad de "renegociar" el Tratado de Libre Comercio con México vigente desde hace 14 años e insertarle aspectos que promuevan una mayor prosperidad de los trabajadores y otros relacionados al medio ambiente. Calderón, sin embargo, ha rechazado esa propuesta afirmando tendría "efectos perjudiciales" para ambos países.

 

Ahora ve
No te pierdas