Delincuencia en México, reto para Obama

Funcionarios salientes han advertido a Obama la urgencia de apoyar a México en seguridad; analistas prevén que México puede potenciar el Plan Mérida para combatir a la delincuencia.
Narcotráfico  (Foto: Notimex, )
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

México deberá ser prioridad para el presidente entrante de Estados Unidos Barack Obama, porque parte de la seguridad de su país depende del freno que se pueda dar a la delincuencia organizada en su vecino del sur consideran especialistas.

En las últimas semanas, oficinas del Estado Norteamericano como el propio Departamento de Estado, el Departamento de Defensa y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) han advertido al nuevo mandatario la importancia de apoyar a México en el combate al narcotráfico.

México, Irán y Paquistán son las mayores amenazas para la seguridad interna estadounidense señalaron recientemente Michael Hayden, director saliente de la CIA y un reporte del Departamento de Defensa, al advertir el incremento en la violencia relacionada con el narcotráfico en México.

"Pero también debe ser prioridad de la cancillería mexicana y de la Procuraduría General de la República (PGR) mantener la coordinación con la administración de Obama, potenciar y aprovechar el Plan Mérida", dijo Guillermo Zepeda, experto en seguridad del Centro de Investigación para el Desarrollo (Cidac).

La secretaria de relaciones Exteriores, Patricia Espinosa dijo a corresponsales extranjeros que "México no es un Estado fallido" porque la violencia de la delincuencia organizada se concentra en seis de los 32 estados de la República.

La última señal de cooperación bilateral en el combate a la delincuencia organizada se completó el año pasado cuando el Congreso estadounidense aprobó el Plan Mérida con recursos por unos 450 millones de dólares y que pretende otorgar a México equipo contra el crimen organizado.

"México tiene hoy ocho helicópteros y dos aviones de la más alta tecnología, ahora debe llegar la era de un mayor intercambio de inteligencia para no dar escopetazos, sino utilizar la mira láser", dijo Zepeda.

De acuerdo al experto, en el último año, de los 9,400 arrestos por delitos contra la salud, el 83% se ejercieron contra personas en posesión de estupefacientes, sólo 13% se dirigieron contra el primer eslabón de la cadena y el resto contra personas relacionadas.

Pero México tiene además el reto de convencer al gobierno estadounidense de monitorear el tráfico ilegal de armas a su territorio, ya que la mayor parte del arsenal del narcotráfico proviene de la Unión Americana, mientras diversos grupos sociales estadounidenses se han opuesto a modificar el régimen legal de armas.

Incluso la canciller mexicana informó que el asunto de las armas fue tratado con Obama en el sentido de la necesidad de fortalecer la capacidad conjunta para supervisar la frontera.

Estado de derecho

Lo que es evidente es que un sinnúmero de empresas ven incrementados sus costos por la inseguridad y otras han pensado dos veces si se instalan en México por un fenómeno que se expande a las regiones que tradicionalmente no tocaba el narcotráfico y la delincuencia organizada.

 "Para que una economía funcione necesita confianza, seguridad jurídica y un estado de derecho", dijo de visita en México, James Quigley, director ejecutivo mundial de Deloitte, firma de consultoría.

Ahora ve
No te pierdas