Obama, listo para tomar el poder

El ex senador de Illinois se convierte este martes en el presidente número 44 de Estados Unidos; miles de personas desafiaron las bajas temperaturas para estar en la ceremonia.
WASHINGTON (CNN) -

Barack Obama se preparaba para hacer historia el martes al convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos, impulsado por el optimismo que millones sienten por su llegada al poder y heredando una recesión y dos guerras que pondrán a prueba sus habilidades.

Obama, de 47 años, hijo de un keniano y una mujer blanca de Kansas, tiene previsto jurar para el cargo al mediodía en las escalinatas del Capitolio, con su mano sobre la biblia que Abraham Lincoln usó en su primera asunción, en 1861.

El juramento de Obama marca el punto más alto de los sueños y esperanzas de generaciones de afroamericanos que sufrieron la esclavitud y posteriormente las políticas de segregación racial que los convirtieron en ciudadanos de segunda clase.

Multitudes de personas desafiaron las frías temperaturas para llegar a los sitios de la ceremonia de inauguración del mandato, en un largo parque de césped que se extiende desde el Capitolio en el centro de Washington.

Los más entusiastas incluso acamparon para ser los primeros en atravesar los puntos de seguridad en donde comenzaban a formarse aglomeraciones.

El nuevo mandatario asume el poder en un momento de gran ansiedad entre los estadounidenses que han visto cómo en los últimos meses desaparecieron miles de trabajos, lo que los ha dejado temerosos de que un colapso económico podría convertir la crisis en una catástrofe.

La "Obama-manía" que ayudó a llevar a Obama al cargo estaba viva en las calles de Washington.

Un frío viento invernal no consiguió reducir el entusiasmo de más de un millón de personas, que se dirigió a la capital de Estados Unidos para presenciar la pompa y ceremonia y para deleitarse con los festejos que rodean la asunción de Obama como el cuadragésimo cuarto presidente del país.

Miles de efectivos de seguridad se encontraban apostados para mantener el orden y estaban alertas en caso de un ataque. Gran parte del centro de la ciudad estaba bloqueado con barricadas y cerrado al tráfico vehicular.

La mayor parte del centro estaba cercada y el acceso a los vehículos privados estaba bloqueado.

En un discurso ansiosamente esperado en el que ha trabajado por semanas, Obama llamará a los estadounidenses a comenzar una era de responsabilidad, instándolos a unirse en un espíritu de unidad para enfrentar temas difíciles.

"El gobierno sólo puede hacer una parte", dijo el lunes a los participantes en un proyecto de servicio al honrar al asesinado líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr. "Tendremos que asumir la responsabilidad (...) todos nosotros", agregó.

En los días recientes Obama ha enfatizado que los estadounidenses deberían esperar tiempos económicos aún más sombríos y que su plan para revivir la golpeada economía tardará un tiempo en funcionar.

El próximo mandatario apareció el lunes en la noche en cenas de honor para homenajear a su ex rival republicano John McCain, al ex secretario de Estado Colin Powell y al vicepresidente electo Joe Biden.

En el evento para McCain, Obama no pudo resistir referirse a los a veces ásperos debates de campaña en los que ambos participaron.

"Estoy aquí para decir algunas palabras acerca de un héroe estadounidense a quien conozco muy bien y admiro mucho (...) el senador John McCain", comenzó Obama.

"Y entonces, de acuerdo a las reglas acordadas por ambos partidos, John tendrá aproximadamente 30 segundos para responder", agregó en tono de broma, aludiendo a los tiempos pautados en los debates presidenciales.

Una multitud de personas aplaudió mientras la caravana de vehículos de Obama atravesaba la ciudad en dirección a varias cenas.

Los vientos favorables continúan soplando para Obama pese a la larga lista de cosas por hacer que hereda del presidente George W. Bush. Un promedio extraído de sondeos recientes por el sitio realclearpolitics.com mostró que un excepcional 73 por ciento de los estadounidenses tenía una visión suya favorable.

En contraste, Bush abandona el cargo con una popularidad tambaleante en las encuestas, como consecuencia de las guerras en Irak y Afganistán y por los problemas económicos que atraviesa la nación, los peores desde la Gran Depresión.

Al concluir sus ocho años en el poder, Bush regresará el martes a Texas.

El vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, sufrió un desgarro muscular en su espalda cuando trasladaba cajas a una nueva casa.

Cheney, quien ha tenido varios problemas de salud -cuatro ataques cardíacos, un coágulo sanguíneo en una pierna y artritis en las rodillas-, espera participar de todos modos en la ceremonia en la que asumirá Obama y Joe Biden ocupará su lugar, dijo la portavoz de la Casa Blanca Dana Perino.

Obama, quien hizo campaña para la presidencia criticando a Bush, tiene previsto pasar la mañana con él antes de la asunción.

Según todos los consultados, ambos hombres se han llevado bien desde la victoria de Obama, y Bush ha hablado afectuosamente respecto al demócrata.

Obama, su esposa Michelle y el matrimonio Biden asistirán a un servicio religioso el martes en la mañana en la St. John's Episcopal Church. Luego tomarán café con los Bush y el matrimonio Cheney en la Casa Blanca.

El grupo marchará luego al Capitolio para una tradicional ceremonia en la que Obama repetirá un corto juramento, comprometiéndose a "ejecutar fielmente el cargo de presidente de Estados Unidos, y hacer todo lo que esté en su capacidad para preservar, proteger y defender la Constitución de Estados Unidos".

Ahora ve
No te pierdas