Geithner alista su defensa en el Senado

El candidato al Tesoro de EU debatirá con legisladores sobre su aptitud para ocupar el cargo; Timothy Geithner ha sido cuestionado porque no pagó impuestos hace unos años.
WASHINGTON (CNN) -

El candidato del presidente estadounidense Barack Obama para dirigir el Departamento del Tesoro, Timothy Geithner, si bien ha sido cuestionado por las revelaciones de impuestos impagos, probablemente esté demasiado calificado como para ser rechazado por el Congreso.

Geithner indudablemente será indagado a fondo el miércoles en su audiencia de confirmación en el Senado acerca de su incapacidad, cuando era funcionario del Fondo Monetario Internacional, para pagar decenas de miles de dólares al fisco estadounidense.

En medio de la peor crisis financiera en décadas, se le preguntará cómo encaja eso con asumir un puesto que incluye la responsabilidad por la recaudación de impuestos de Estados Unidos.

Pero salvo que en la audiencia cometa algún error grande, Geithner, actualmente presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York y un actor clave en los esfuerzos del gobierno para apuntalar los mercados financieros, parece dirigirse a la confirmación como secretario del Tesoro.

La propia Casa Blanca dijo el martes que esperaba que el jueves la Comisión de Finanzas del Senado apruebe la nominación de Geithner.

Por su parte, el candidato de Obama para el Tesoro ya ha solicitado al Congreso que apruebe un robusto plan de estímulo destinado a revivir la economía y prometió "reformar" el programa de rescate del gobierno por 700,000 millones de dólares, dijo la agencia Bloomberg, citando el testimonio que preparó Geithner para la audiencia del Senado.

"Según tengo entendido, la Comisión de Finanzas vota el jueves sobre Geithner", dijo el nuevo secretario de prensa de la Casa Blanca Robert Gibbs a los periodistas poco después de la toma de posesión de Obama.

Mientras una enorme multitud festejaba la llegada de Obama a la presidencia el martes, los mercados financieros brindaron un duro recordatorio del mal clima económico que heredarán el nuevo presidente y su equipo económico.

En cierta forma, la confirmación de Geithner parece asegurada.

Como presidente de la Fed de Nueva York, fue una figura clave en las decisiones para organizar una venta ordenada del quebrado banco de inversión Bear Stearns con respaldo de la Fed, y también actuó en la protección de la aseguradora American International Group para que no colapsara.

Geithner, favorito de los ex secretarios del Tesoro Robert Rubin y Larry Summers, ya había ganado buenas credenciales en la respuesta a las crisis financieras internacionales de la década de 1990.

El es visto por muchos como un intermediario efectivo entre el banco central estadounidense y Wall Street. Su nominación tranquilizó a los mercados, de que habría continuidad en los esfuerzos para revivir la economía y proteger al sistema bancario del colapso bajo los créditos en problemas.

Pero la revelación de que él tenía que pagar impuestos atrasados por 42,702 dólares, con intereses, para compensar omisiones, puso en duda su nominación y generó críticas y hasta bromas.

Los miembros de la Comisión de Finanzas del Senado, que define su confirmación, persistentemente han instado al Tesoro y al Servicio de Recaudación Interna (IRS, por sus siglas en inglés) que sean más agresivos en la recaudación de impuestos impagos.

Obama ha respaldado a su candidato y varios senadores también expresaron su apoyo.

 

Ahora ve
No te pierdas