Obama escuchará plan de los republicanos

El presidente de EU se reunirá con legisladores la semana entrante para oír la propuesta económica; pero no les garantizó que las aceptaría y se encargó de recordarles quién ganó las elecciones.
WASHINGTON (AP) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quiso acallar las quejas de los republicanos en torno al enorme paquete de reactivación económica demócrata al ofrecerles el viernes escuchar sus propuestas, pero no les garantizó que las aceptaría y se encargó de recordarles quién ganó las elecciones.

Obama prometió reunirse con republicanos del Congreso la semana entrante después que ellos y los líderes demócratas llegaron a un acuerdo en los planes de emergencia en materia fiscal y de gastos público para reactivar la decaída economía en una reunión el viernes en la Casa Blanca.

La Cámara Baja podría votar en la propuesta de 825,000 millones de dólares que los demócratas han diseñado con Obama poco después de la reunión en el Capitolio.

Con los demócratas en control de la Cámara de Representantes, el Senado y la Casa Blanca -y algunos economistas pidiendo aún más gasto público para estimular la economía- los republicanos están lejos de lograr alguna de sus metas, que se centran en menos gasto y más recortes fiscales.

Obama dijo que el Congreso parece estar encaminado a enviarle un proyecto de ley a su escritorio a mediados de febrero y ningún líder republicano discrepó.

En cierto punto de la reunión del viernes en la Casa Blanca, el senador republicano Jon Kyl objetó una propuesta de incrementar las prestaciones para los trabajadores de bajos ingresos que no deban impuesto sobre la renta.

Obama respondió de manera amigable, pero firme, que en noviembre se llevó a cabo una elección "y yo gané. Los superaré en eso", de acuerdo con lo que dijeron después varios de los participantes que tomaron notas.

Más tarde, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, declaró que era muy pronto para decir si Obama estaría decepcionado si la legislación de estímulo fuera aprobada con escaso o ningún apoyo republicano. Algunos elementos cruciales de la propuesta ya fueron aprobados por un comité del Congreso sin que los republicanos los apoyaran.

Obama se vinculó personalmente con la versión de la propuesta que se encuentra en el Congreso, según la cual, los trabajadores que ganen 75,000 dólares anuales o menos recibirán un abono de 500 dólares en sus impuestos. Parejas con ingresos superiores a los 150,000 dólares al año recibirán un saldo a su favor de 1,000 dólares.

La propuesta también aumentaría los beneficios en el impuesto sobre la renta de trabajadores de bajos ingresos y entregaría miles de millones de dólares a ayudar para pagar estudios, construir carreteras y otra infraestructura e invertiría en combustibles alternativos y proyectos a largo plazo que puede que no estimulen de inmediato la economía.

Antes de que empezara su reunión con los líderes del Congreso, Obama reconoció que la propuesta de 825,000 millones tiene un costo que resulta difícil de asimilar para algunos.

Ahora ve
No te pierdas