Manifestante arroja zapato a Wen Jibao

El primer ministro de China fue atacado por un hombre mientras daba un discurso en una universidad; el acto fue el reflejo de un ataque similar al ex presidente George Bush en su visita a Irak.
CAMBRIDGE, Inglaterra (CNN) -

Un manifestante arrojó el lunes un zapato al primer ministro de China, Wen Jiabao, mientras daba un discurso sobre la economía global en Inglaterra. El zapato aterrizó en el escenario a una distancia de cerca de un metro de Wen, quien estaba hablando en la Universidad de Cambridge. La protesta se hizo eco de los zapatos arrojados por un periodista iraquí al ex presidente estadounidense George W. Bush en su visita de despedida a Irak en diciembre.

El manifestante, quien fue detenido por guardias de seguridad de la universidad, dio un silbido y luego gritó: "¿Cómo puede la universidad prostituirse con este dictador?".

Wen dudó por un momento sobre su discurso antes de seguir hablando. Funcionarios de la Universidad sacaron al manifestante del edificio y guardias de seguridad se colocaron a lo largo del escenario.

Luego de la protesta, Wen continuó con su discurso, diciendo "Vinimos en paz. Esto no va a obstruir las relaciones de amistad entre China y Gran Bretaña. La historia muestra que la armonía no será obstruida por ninguna fuerza, por lo tanto permítanme continuar".

Una portavoz de la policía dijo que los funcionarios arrestaron el hombre por infringir el orden público. No dio más detalles sobre el manifestante.

Cerca de 80 personas, tanto defensores como críticos de China, se habían reunido más temprano fuera del lugar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Grupos de manifestantes opositores al Gobierno de China, incluyendo miembros de la campaña en defensa del Tibet, siguieron al primer ministro chino durante su visita a Gran Bretaña.

El domingo, la policía arrestó a cinco manifestantes pro Tíbet luego de que rompieran las líneas de policía mientras Wen arribó a la embajada de China en Londres.

Ahora ve
La agonía de Takata terminó con su declaración de bancarrota
No te pierdas
ç
×