Obama, nervioso por presos de Guantánamo

El presidente de EU está preocupado porque los liberados puedan reanudar los ataques a su país; el mandatario dijo que lo mejor será encontrar un equilibrio entre seguridad y los valores de EU.
WASHINGTON (CNN) -

El presidente Barack Obama dijo en una entrevista transmitida el lunes que le preocupa que los detenidos liberados de la prisión militar en Guantánamo, Cuba, puedan reanudar los ataques contra Estados Unidos. Pero el mandatario declaró a NBC News que el cierre de la prisión es un asunto que mantiene los valores y la ley de Estados Unidos y que una falla al respecto haría que el país sea menos seguro.

"¿Podemos garantizar que ellos no intentarán participar en un nuevo ataque? No", dijo Obama.

"Pero lo que puedo garantizar es que si no mantenemos nuestra Constitución y nuestros valores, eso nos hará menos seguros en el transcurso del tiempo. Y eso será una herramienta de reclutamiento para organizaciones como Al Qaeda", agregó.

En uno de sus primeros actos como mandatario, Obama, quien asumió el cargo el 20 de enero, firmó una orden ejecutiva que exigía que la prisión de Guantánamo debía ser cerrada dentro de un año.

Cerca de 250 sospechosos de terrorismo están detenidos en Guantánamo, muchos de ellos mantenidos durante años sin acusaciones y otros sometidos a interrogatorios que grupos de derechos humanos dicen que equivalen a tortura.

Los críticos de Obama señalan que incluso el ex presidente George W. Bush quería cerrar Guantánamo. Ellos aseguran que la dificultad del asunto es decidir qué hacer con los detenidos porque no pueden ser enviados a sus hogares por miedo a la tortura, y otros países no están dispuestos a recibirlos.

Incluso se teme que algunos retomen sus ataques contra Estados Unidos. Varios de los detenidos liberados por el Gobierno de Bush volvieron a participar en grupos militantes.

"¿Va a ser fácil?", se preguntó Obama en la entrevista.

"No, porque tenemos a cientos de militantes incondicionales que, desafortunadamente, debido a (...) algunos problemas que tuvimos previamente al reunir la evidencia, no estamos capacitados para enjuiciarlos en cortes ordinarias pero no queremos liberarlos", destacó.

Pero Obama expresó que confía en que el Gobierno encontrará en última instancia una solución que mantenga el equilibrio entre la seguridad y los valores legales de Estados Unidos.

"Debo hacer los mejores juicios que puedo hacer en términos de qué va a mantener a los estadounidenses seguros y (...) qué va a conservar nuestra Constitución y nuestras tradiciones durante el proceso", dijo Obama.

"Y lo que me ha convencido es: podemos equilibrar esos intereses en un camino que nos enorgullezca a todos pero que también asegure que no seremos atacados", agregó.

Ahora ve
No te pierdas