Gobierno refuerza lucha contra el narco

Las autoridades desplegaron a miles de soldados en busca de sicarios del cártel de “El Chapo”; la medida se tomó después del enfrentamiento ocurrido en Chihuahua donde murieron 21 personas.
CIUDAD JUÁREZ (CNN) -

México desplegó el miércoles miles de soldados en helicópteros y avionetas en la frontera con Estados Unidos para cazar a sicarios del cártel de Joaquín "El Chapo" Guzmán, el hombre más buscado de México, tras un tiroteo que dejó 21 muertos. Sobre un manto de nieve, elementos de Ejército mexicano cateaban casas y almacenes en el fronterizo estado de Chihuahua, cerca de Texas, en busca de pistoleros a las órdenes de Guzmán, dijo el portavoz del operativo en la zona, Enrique Torres.

Narcotraficantes y soldados se enfrentaron el martes en medio del desierto en un tiroteo en el que murieron 14 sicarios, que se cree pertenecían al Cártel de Sinaloa, que comanda Guzmán.

La batalla comenzó después de que pistoleros raptaron a un policía local y ejecutaron a seis personas en un rancho. En el tiroteo también murió un militar.

Guzmán, quien escapó de prisión en un carro de lavandería en el 2001, busca ganar el control de la lucrativa ruta de la droga que atraviesa Chihuahua hasta la fronteriza Ciudad Juárez y el Paso, Texas.

"Creemos que el cártel (de Sinaloa) se movió al área después de la detención del líder del cártel rival el año pasado", dijo Torres. "Ellos quieren acabar con los rivales que quedan", agregó.

En mayo, el Ejército y la Policía Federal arrestaron al barón de las drogas, Pedro "El Tigre" Sánchez, uno de los cabecillas del debilitado Cártel de Juárez, que trafica drogas en Texas.

Una cantidad sin precedente de 6,000 personas murieron el año pasado en México por la violencia del narcotráfico. Más de 2,000 de esas muertes ocurrieron en Chihuahua.

"Tenemos miedo"

El presidente de México, Felipe Calderón, lanzó en el 2006 al Ejército y a la Policía Federal a las calles de varios estados para frenar la violencia del narcotráfico.

Desde entonces, el país sufre de asesinatos y ejecuciones casi cotidianas en medio de una creciente guerra entre los propios carteles y contra las fuerzas de seguridad.

El martes, los cuerpos quedaron esparcidos en el desierto a la salida del municipio rural de Ahumada, que se ha convertido en una guarida de pistoleros y un punto de parada en las rutas del tráfico de drogas, dijo el Ejército.

La ciudad, por la que atraviesa una importante línea de ferrocarril, no tiene fuerza policiaca desde mayo, cuando los efectivos fueron obligados a renunciar tras el asesinato del jefe de la policía. Los habitantes consideran que han quedado a merced de los sicarios de los carteles de Juárez y Sinaloa.

"La realidad de las cosas es que el pueblo está en una situación de sicosis, sí tenemos temor, sí tenemos miedo", expresó un vecino de Ahumada, que pidió el anonimato, en una entrevista con el periódico El Diario.

"Sí, estamos muy temerosos", enfatizó.

El Ejército ha perdido credibilidad en Chihuahua en medio de la escalada de violencia, pese a importantes arrestos y decomisos de narcóticos a lo largo de México.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero los soldados parecían más determinados en el tiroteo del martes, al enfrentarse a los pistoleros en medio de frías temperaturas y una tormenta de nieve, protagonizando una de las escenas más sangrientas del año.

Residentes de Ahumada dicen que quieren una presencia permanente del Ejército en la ciudad y temen más ataques de venganza de parte de los sicarios.

Ahora ve
La boda entre el príncipe Enrique y Meghan Markle será el 19 de mayo
No te pierdas
×