Obama busca acercamiento con Irak

El presidente se reunirá con el primer ministro iraquí para hablar del retiro de las tropas; los musulmanes dicen confiar en las palabras del mandatario pero prefieren ver sus acciones.
Irak  (Foto: AP)
BAGDAD (CNN) -

Los esfuerzos del presidente estadounidense, Barack Obama, para reparar la deteriorada reputación de su país entre los musulmanes se enfrentarán a un terreno complicado en Irak tras años de guerra y derramamiento de sangre.

Obama arribó a Irak el martes en el marco de su primera gira internacional como presidente, puesto al que llegó impulsado por la oposición a la invasión estadounidense del país árabe en 2003 como eje de su campaña electoral.

El mandatario aterrizó en el aeropuerto de Bagdad, donde tiene previsto reunirse con el primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, en una base cercana del Ejército estadounidense.

Divididos después de años de violencia sectaria desatada por la invasión, las expectativas de los iraquíes difieren enormemente. Pero muchas personas consultadas en las calles de Bagdad coincidieron en que Obama debía apoyar sus palabras con hechos.

"Espero que retire las tropas de Estados Unidos (...) Necesitamos acción. Si habla, debe actuar. Si es sólo hablar por hablar, puede mantenerse alejado", dijo Qableh Mahmoud, una ama de casa de la capital.

Alrededor de 140,000 soldados estadounidenses permanecen en Irak. Obama prometió retirar a todas las tropas de combate para agosto de 2010, pero la totalidad de la fuerza dejará Irak hacia fines de 2011 como parte de un acuerdo que el ex presidente George W. Bush firmó con Irak.

Obama llegó a Irak un día después de que siete coches bomba dejaran 37 muertos en Bagdad. La violencia disminuyó en el país el año pasado, pero los ataques insurgentes siguen siendo frecuentes.

Pese a que aún existe un profundo resentimiento entre la comunidad mayoritaria chiíta y la minoría sunita, todos los entrevistados coincidieron en que Obama era mejor que Bush, quien ordenó la invasión hace seis años.

"Las palabras de Obama son mejores que las de Bush, pero lo que queremos es una implementación", dijo el trabajador administrativo Mohammed Abbas.

Obama dijo en Turquía, su parada previa en la gira, que Estados Unidos no estaba en guerra con el Islam, y ofreció una rama de olivo al país chiíta Irán, vecino de Irak y hasta ahora enemigo de Washington debido a una disputa por sus planes nucleares.

Eso podría complacer a los chiítas iraquíes, pero causar malestar entre los sunitas.

"Queremos la reconciliación entre Irán y Estados Unidos", dijo el soldado chiíta iraquí Zaid Firas.

Para algunos iraquíes traumatizados por una guerra que ha dejado decenas de miles de muertos, heridos y desplazados, Obama no es bienvenido, a pesar de su nuevo enfoque para Oriente Medio.

Pero también están aquellos que se oponen al deseo de que termine completamente la intervención estadounidense en Irak.

"Si las fuerzas estadounidenses se van, habrá un baño de sangre", dijo el fotógrafo Alwan al-Sudani, subrayando los desafíos que enfrenta Irak mientras comienza a forjar su propio destino tras años de guerra.

Ahora ve
Ildefonso Guajardo habló de los puntos álgidos de la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×