Las dificultades para generar la vacuna

La industria farmacéutica advirtió que el mayor obstáculo es la tecnología basada en huevos; técnica de la década de los 40 que no es muy rápida para desarrollar la vacuna contra el virus H1N1.
vacuna-influenza-laboratorio-AP  (Foto: AP)
Parija B. Kavilanz
NUEVA YORK -

Un día después de que la Organización Mundial de la Salud elevara la influenza porcina al nivel de "amenaza pandémica", la industria farmacéutica estadounidense advirtió que la vacuna contra el virus podría tardar aún entre tres y seis meses.

"Va a ser muy difícil desarrollarla más rápido", dijo Alan Goldhammer, vicepresidente de asuntos científicos y regulatorios de la Asociación de Investigadores y Fabricantes Farmacéuticos de los Estados Unidos (PhRMA).

El mayor obstáculo es la tecnología basada en huevos que se utiliza para desarrollar todas las vacunas contra la influenza en los Estados Unidos.

El proceso involucra cultivar el virus en huevos de gallina para después cosecharlo en vacunas.

Éste no sólo es lento, sino que Goldhammer señala que la cantidad de vacuna producida está limitada al volumen del huevo.

"El proceso avanza al ritmo en que puedas hacer que una gallina ponga huevos", dijo Goldhammer.

"Es una técnica de la década de 1940 que ya no es eficiente", dijo Devon Herrick, socio veterano del Centro Nacional de Análisis de Políticas (NCPA).

Y añadió que la tecnología celular, aún no aprobada en los Estados Unidos -pero ya utilizada en Europa- podría reducir el tiempo de desarrollo de la vacuna de 24 a 13 semanas.

Competencia de huevos

Para complicar el asunto está el hecho de que el engorroso proceso estadounidense de creación de vacunas ya se había puesto en marcha para tratar un brote de influenza diferente este año.

Al principio de cada año -por lo general en enero- el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) intenta predecir qué nuevos brotes de virus afectarán a los Estados Unidos durante los próximos nueve a doce meses. El gobierno no ha revelado el brote previsto para el 2009-2010.

Para hacer esto, el CDC analiza los brotes de influenza que han aquejado a Asia, dijo Herrick. Una vez que la agencia está de acuerdo en un brote para el que los fabricantes deberían desarrollar una vacuna, comienza la producción a escala comercial -por lo general alrededor de marzo-, que culmina con el arribo de la vacuna en septiembre u octubre.

Ese proceso ya había comenzado cuando la influenza A o virus H1N1 golpeó a México. Ahora, ambos brotes deberán competir por los limitados recursos que los fabricantes tienen para desarrollar vacunas estacionales.

"Por lo general, hay entre 80 y 100 millones de dosis disponibles de la vacuna contra la influenza normal que se aplica en octubre y noviembre", dijo Goldhammer.

"Hablamos de producir entre 70 y 80 millones de dosis sólo para la influenza A".

Según Goldhammer, los fabricantes de vacunas deben llevar a cabo múltiples pruebas para encontrar la dosis correcta para cada vacuna y así determinar la inmunidad necesaria contra el virus.

Pero los obstáculos para acelerar la producción no terminan ahí. Goldhammer añadió que el año pasado sólo seis compañías -dos de las cuales son relativamente pequeñas- fabricaron vacunas contra la influenza.

Herrick dijo que le preocupa que el brote del virus H1N1 pueda sobrecargar el de por sí frágil suministro de la industria de las vacunas.

"La industria ya está en una posición delicada", dijo Herrick.

Una propuesta costosa: No sólo es muy caro fabricar vacunas -en promedio, cuesta alrededor de 700 millones de dólares traer una vacuna al mercado- sino que 60% de los costos son "costos fijos". Así que en caso de que el brote del virus H1N1 llegara a contenerse con rapidez, o de que los expertos hicieran una predicción equivocada sobre cuál será la próxima influenza estacional, los fabricantes se quedarían con un suministro excesivo de vacunas.

"Si el CDC escogiera un brote equivocado del virus, la vacuna podría no valer nada y los fabricantes no recuperarían sus costos", dijo Herrick.

Aunque el Presidente Obama le pidió 1,500 millones de dólares adicionales al Congreso para combatir el brote de H1N1, Herrick dijo que no está seguro de si eso será suficiente para financiar la considerable cantidad de vacunas que una pandemia requeriría.

Lo que podría disipar las preocupaciones de la industria, dijo, sería que la Administración de Comida y Medicamentos aprobara con rapidez la tecnología celular para fabricar la vacuna del H1N1, y asimismo les garantizara a los fabricantes de vacunas un mercado para su producto terminado.

Ya que ninguna vacuna estará disponible de inmediato para el virus H1N1, los expertos en salud le aconsejaron a la gente seguir las precauciones de sentido común para mitigar su riesgo de exposición a la influenza.

"Lávate las manos con frecuencia, usa un cubrebocas si estás cerca de una persona o área infectadas y quédate en casa si no te sientes bien, dijo el Dr. James Koopman, profesor de Epidemiología en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan.

Mientras tanto, el CDC dijo que cuenta con una reserva de los medicamentos antivirales Tamiflu y Relenza, destinados al tratamiento y la prevención del virus H1N1.

Sin embargo, la agencia ha recomendado que los dos medicamentos prescritos sólo se brinden en "casos confirmados, probables o sospechosos" del virus H1N1.

Koopman dijo que las políticas públicas acerca del medicamento antiviral deberían permitir que éste estuviera al alcance de todo el mundo, y no sólo de los individuos de alto riesgo.

"La decisión de qué hacer y cuándo hacerlo implica una renuncia", dijo. "No sólo debería crearse una estrategia de contención, sino una de mitigación para retrasar el comienzo del brote del virus en el otoño".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los expertos dicen que es probable que los Estados Unidos tengan la vacuna del virus H1N1 lista en caso de que llegara a haber un segundo brote del virus en el otoño.

 

Ahora ve
Las acusaciones de negligencia se asoman tras el sismo en México
No te pierdas
×