El ying y yang del Internet y su uso

La diferencia de géneros también se nota en el uso que le dan a los servicios en la red; mientras que los hombres disfrutan de los videos, las mujeres tienden a comprar más en línea.
Internet computadora
Anna Kattan
NUEVA YORK (Fortune) -

Para Jonathan y Michelle Opp de Chapel Hill, Carolina del Norte, Internet, al igual que la electricidad o el agua, es una parte indispensable de sus vidas.

Con sus iPods siempre a la mano, normalmente checan la información del tráfico y el clima, e incluso utilizan sus aparatos para contestar preguntas poco convencionales. Pero existen algunas diferencias importantes en la forma en la que este matrimonio usa sus dispositivos y sus conexiones a Internet. 

"Tal vez Michele hace cosas más funcionales como compras o pagar las cuentas. A mí me gusta más pasar mi tiempo libre leyendo críticas musicales y checando los marcadores del fútbol", dice Jonathan, administrador de marketing en comunicación.

En realidad, el género, más que la raza, grupo étnico o estatus económico, determina lo que se busca en línea. De acuerdo con un estudio reciente de eMarketer, las mujeres usan Internet un poco más que los hombres, aunque una vez conectados, los hombres pasan más tiempo navegando en línea, que las mujeres.

En un reporte distinto, eMarketer estima que los comerciantes en Internet habrán gastado 37,200 millones de dólares en publicidad cibernética para el año 2013. Entender claramente lo que interesa a los géneros tiene sentido económico para cualquier negocio que compre un espacio publicitario en la web.

Aún así, las direcciones IP no vienen en rosa y azul, así que las compañías que buscan la atención de los hombres se enfocan más en la publicidad en sitios de deportes, tecnología y noticias, mientras que los negocios que se enfocan en las mujeres se concentran en sitios estereotipados para ellas, como páginas de cómo ser mejores padres.

"Las compañías inteligentes utilizan un enfoque de comportamientos para intentar alcanzar sus objetivos meta en línea, pero aún así, ellos no pueden saber exactamente quién está detrás de la dirección IP que están siguiendo", dice Lisa Phillips, analista experta de eMarketer y autora del informe "Men Online".

Entonces, los negocios se preguntan qué mantiene a los géneros pegados a las pantallas de sus computadoras. Para empezar, a los hombres les interesa más ver videos en línea que a las mujeres, dice Phillips.

No es ninguna sorpresa asegurar que las imágenes en línea son más atractivas para los hombres que para las mujeres: los hombres siempre se han conocido por buscar más sexo visual. Otros estereotipos de género parecen desarrollarse en el mundo en línea: las mujeres, quienes son generalmente vistas como el sostén de la familia, tienden a hacer clic más a menudo en sitios de cuidados para la salud que los hombres.

Aún así, las compañías deberían saber que no todas las tendencias en Internet reflejan las generalizaciones fuera de la web.

"Yo diría que por cada situación en la que se puede pensar que hay una tendencia confirmando un estereotipo, existe otra tendencia "contraintuitiva" que podría ser cierta del mismo modo", dice Mary Madden, especialista experimentada en investigación de Pew Internet & American Life Project.

Por ejemplo, las mujeres tienen mayor experiencia en mezclar el sexo con las conversaciones, aunque no frecuentan herramientas de conversación como los correos electrónicos, blogs o redes sociales como los hombres.

Aunque a las mujeres se les cataloga más como compradoras ansiosas, los hombres muestran la misma devoción que las mujeres al hacer compras en línea, aunque su comportamiento adquisitivo sea distinto.

"Los hombres generalmente tienen la actitud: voy a ir a este lugar, voy a comprar esto, y listo", dice Phillips. "A las mujeres les gusta conectarse y socializar y ponerse a comprar; muy parecido a ir a una tienda". 

Además, Phillips dice que los papás son igual de voraces que las mamás cuando se trata de encontrar información que mejore la salud o la educación de sus hijos. Al igual que las mamás que saben navegar, los papás tienden a comprar productos pensando en sus familias.

Las compañías deben ser cautelosas al hacer generalizaciones de cómo los géneros manejan sus finanzas. Por años, se le ha catalogado a los hombres como autoridades financieras en muchas familias, pero hoy en día las mujeres tienden a hacer sus movimientos bancarios en línea tanto como los hombres, según Pew Internet & American Life Project.

Y aunque los hombres tienden más a visitar Internet para revisar las cotizaciones de la bolsa o las tasas de interés hipotecario, Phillips dice que la crisis económica ha hecho que las mujeres visiten más sitios de empleos en línea. Esto ocurre a pesar del hecho de que la situación ha sido más difícil para los hombres en cuanto a las alzas en el desempleo. 

Mientras tanto, Michelle Opp, desarrolladora de software, no tiene ningún problema por admitir que compra online con mayor frecuencia que su esposo, pero insiste en que no es cuestión de género.

Ahora ve
No te pierdas