Sigue la pista de tus compras

La ‘rastreabilidad’ busca conocer el origen y trayectoria de todo lo que se vende; cada vez más empresas y la gente quieren saber que lo que compra no fue producido bajo abusos.
Algodon  (Foto: Especial)
Marc Gunther
NUEVA YORK (CNNMoney) -

¿Dónde creció el algodón de tu camisa? ¿quién trabajó en la mina para obtener el oro de tu anillo de compromiso? ¿de qué bosque salió el papel para la revista que estás leyendo? Seguramente no lo sabes.

Un gran número de marcas y minoristas están investigando a profundidad sus cadenas de suministro para saber más sobre los orígenes de los productos que venden. Su objetivo es evitar riesgos e impulsar su reputación como líderes "verdes", asegura Tim Wilson, el CEO de 41 años de Historic Futures, una pequeña compañía británica que predica con la sustentabilidad y que llama a estas medidas "Rastreabilidad".

Utilizando sistemas de búsqueda en Internet y diversas etiquetas digitales, Historic Futures investigan algunas materias primas como el algodón y el oro a través de la larga y opaca cadena de distribución de Wal-Mart, Gap y Patagonia, entre otras empresas.

"Si no sabes de dónde vienen las cosas que compras, ¿cómo puedes tener un programa de sustentabilidad?", pregunta Wilson.

Por ejemplo, la marca "Love, Earth" de Wal-Mart, así como la joyería de oro y plata invita a los consumidores a entrar en una página web para conocer el origen de los productos y para asegurarse de que no vienen de una mina clandestina en un país pobre.

La página de Internet "La crónica de las huellas" (Footprint's Chronicles), de la marca Patagonia sigue el viaje de una playera a través de la economía mundial y revela su muestra de carbono, el agua que requirió y las millas que viajó hasta su destino final.

La minorista británica Tesco, que asegura no vender productos de algodón recogido por niños de Uzbekistán, ahora sigue la pista de algunos de sus productos a través de los diversos escalones de la cadena de suministro para poder mantener su palabra.

Wilson, que se dedicaba a hacer software para granjeros, tuvo la idea de Historic Futures cuando la enfermedad de las vacas locas devastó la industria de la carne en Gran Bretaña. El brote empezó con 100 vacas, pero nadie sabía cómo descubrir a las enfermas.

El eslogan de su compañía, "el futuro es historia", no es apocalíptico pero sí una expresión de que las compañías y la gente eventualmente querrán entender y conocer la historia de todos los productos que compran.

Ahora ve
No te pierdas