Jackson deja un imperio millonario

El ‘Rey del Pop’ luchó por Neverland valuado en 24.5 mdd, así como por salir de 400 mdd en deudas; su muerte permitirá lucrar con los activos que irónicamente lo sacarían de la quiebra.
michael jackson  (Foto: AP)
Richard Siklos
LOS ÁNGELES -

Uno de los ejecutivos cuyo trabajo era determinar si en verdad Michael Jackson podría dar 50 conciertos en Londres había declarado que se encontraba en un sorprendente buen estado de salud. Jackson no sólo estaba motivado por el lucro o rehabilitar su carrera -aunque había cavado un hoyo profundo en ambas-. Más allá, lo hacía por sus tres hijos y el deseo de que lo vieran como el "Rey del Pop" y no como el "Wacko Jacko" creado por los tabloides (no que no tuvieran justificación).

Otro ejecutivo que tuvo negociaciones con Jackson en los últimos años recordó cuando escuchó acerca de su urgente traslado hacia el hospital en Los Ángeles. "Lo primero que todos pensamos fue: ‘aquí va de nuevo', tres semanas antes de alguna presentación o concierto ‘se enferma' para evadir las circunstancias".

Rápidamente se hizo evidente que Jackson, de 50 años, había sufrido un grave ataque al corazón, y fue declarado muerto después de ser internado en el Centro Médico UCLA de Los Ángeles. Todo había terminado, excepto la especulación respecto sus últimos días, los tributos y el bullicio que la repentina muerte del cantante dejó.

Michael Jackson fue una vida tan llena de talento como de extravagancia y quizás también una amonestación de las consecuencias de un estrellato precoz. También es la última historia de Hollywood que no fue y jamás será -al menos no como se planeaba.

En los negocios como en su vida, Jackson siempre actuó en grande.

Cuando comenzó la venta para su serie de 50 conciertos de despedida en volaron 750,000 boletos en apenas cinco horas. Los shows habían sido organizados a través de AEG Live Entertainment, una rama del imperio de telecomunicaciones del multimillonario Phil Anschultz, quien también posee O2, el gigantesco auditorio donde las presentaciones estaban planeadas para ocurrir.

Por su parte, la joyería Swarovski había preparado un nuevo traje de 300,000 piedras de cristal con un valor de al menos 1 millón de libras (22 millones de pesos) para Jackson.  El regreso del cantante incluiría un DVD del concierto, un videojuego y el lanzamiento de sus primeros sencillos en años.

Londres representaba las primeras fechas de un tour que podría haber representado más de 400 millones de dólares e incluso coqueteaba con la idea de un casino "Thriller". Por supuesto era en memoria del álbum de 1982, catalogado como el más vendido de todos los tiempos.

No existen dudas de que Jackson necesitaba el dinero al haberse enterrado en más de 500 millones de dólares en deudas ocasionadas por sus gustos excéntricos y fantasiosos que lo llevaron a interminables litigaciones. Sus ingresos eran notables: por ejemplo las regalías de su música y una porción correspondiente a más de 200 canciones de los Beatles que adquirió en 1985.

Después de una serie de reorganizaciones financieras que pretendían quitarse de encima a los prestamistas logró poseer el 25% de la biblioteca -el resto permanece en manos de Sony Music- y se encuentra en un fondo diseñado para proteger cualquier reclamo posterior.

Jackson apenas presentó un álbum en los últimos 10 años de su vida -que no se vendió muy bien-pero sus últimos años estuvieron marcados por controversias y extraños sucesos.

En 2005 el artista enfrentó una demanda por acoso de un niño de 13 años. Aunque exonerado del cargo, debió ceder 22 millones de dólares. El año pasado evitó la clausura de su Neverland Ranch al ceder la hipoteca de 24.5 millones de dólares a Colony Capital, una firma especializada en bienes raíces.

En abril una subasta de sus posesiones en el rancho -desde obras de arte hasta sus guantes con lentejuelas- fue cancelada después de que Jackson llegara a un acuerdo con la casa de subastas. (De acuerdo al tiempo en que esto pasó, justo después de la venta de los boletos para sus conciertos en Londres, podría indicar que los dos eventos estaban relacionados)

El presidente de Colony Capital, Thomas Barrack Jr., ha realizado millones de acuerdos de bienes raíces mucho mayores que el pactado por su firma en Neverlad, por el que Jackson recibió una porción de la nota de la propiedad.

Pero la compra fue parte de una misión mayor por parte de Barrack que buscaba rehabilitar la carrera de Jackson, y a cambio (en teoría) impulsar el valor de mercado de Neverland. De acuerdo a Los Ángeles Times, fue Barrack el que vendió la idea a Anschultz para los conciertos de regreso de Jackson. Después de todo, AEG estaba respaldando conciertos de megaestrellas como Celine Dion en Las Vegas.

Después de todo, AEG había reportado una inversión de más de 30 millones de dólares en la gira del regreso de Jackson. Juzgado por la situación, Neverland tiene un obvio potencial para convertirse en un museo para los fanáticos del cantante, muy al estilo de Graceland, si Barrack decide ir por esa ruta.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Hablando de Graceland, es un hecho que Elvis Presley vendió más discos en los seis meses que siguieron a su muerte en 1977 que en la década anterior a la misma. Y sí, la hija de Elvis estuvo casada con Michael.

De forma que la gente especulará por años si los conciertos de Jackson en Londres hubieran funcionado (u ocurrido) si viviera y AEG ahora forma parte de la lista de socios que Michael dejó en medio de un lío. Pero hay una ironía inconfundible en este suceso: el esperado regreso del rey del Pop parece estar en proceso.

Ahora ve
Estos son los números de mayo, el mes más violento del gobierno de Peña Nieto
No te pierdas
ç
×