Clinton ve golpe de estado en Honduras

La secretaria de Estado dijo que la prioridad de EU es regresar el orden democrático a Honduras; Clinton dijo que la expulsión de Manuel Zelaya ha evolucionado en un golpe de Estado.
hillary-clinton-RT.jpg  (Foto: CNN)
WASHINGTON (AP) -

Estados Unidos cree que la situación en Honduras "ha desencadenado en un golpe", dijo el lunes la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, mientras gobiernos de Europa y América Latina condenaban el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya y pedían que el conflicto en ese país centroamericano se resuelva por la vía democrática. Brasil y Uruguay aseguraron más temprano que no reconocerán a ningún Gobierno hondureño que no sea el del depuesto y expulsado Zelaya.

Clinton dijo que Estados Unidos está estudiando qué consecuencias tendrán los sucesos en Honduras en la continuación de sus programas de asistencia a ese país.

La máxima diplomática estadounidense dijo en Washington que la Organización de Estados Americanos enviará una delegación a Honduras, quizás este mismo martes, "para empezar a trabajar" con los sectores en conflicto en la restauración del gobierno constitucional.

Los diplomáticos estadounidenses han estado trabajando para garantizar la seguridad del depuesto presidente Zelaya y su familia, mientras insisten en su regreso al poder.

"Es importante que tomemos una posición a favor del estado de derecho", dijo Clinton.

En tanto, el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva dijo en su programa de radio semanal que su país no aceptará ni reconocerá ningún gobierno de Honduras que no sea encabezado por Zelaya "porque él fue electo directamente por el voto, cumpliendo las reglas de la democracia".

Honduras se arriesga a quedar aislada del resto de Latinoamérica si el mandatario depuesto no retorna a la presidencia, advirtió Lula, quien dijo que había conversado sobre la situación con los presidentes de Paraguay, Fernando Lugo y de Chile, Michelle Bachelet.

"No podemos aceptar más en América latina que alguien quiera resolver sus problemas de poder por la vía del golpe", dijo el brasileño.

Tras asegurar que el regreso al poder de Zelaya es "la única condición" para "establecer relaciones con Honduras", el mandatario dijo que "si Honduras no revisa su posición, va a quedar totalmente aislada en medio de un contingente enorme de países democráticos".

También el primer ministro español José Luis Rodríguez Zapatero condenó la expulsión de Zelaya y pidió su inmediato retorno al poder.

"La solución a cualquier disputa debe buscarse siempre desde el diálogo y el respeto a la normas democráticas", dijo Zapatero la noche del domingo en un comunicado.

El gobierno de Uruguay informó que no reconocerá a Roberto Micheletti como presidente provisional de Honduras, quien fue designado el domingo por el Congreso hondureño tras el golpe de Estado.

"La cancillería uruguaya ratifica el comunicado emitido por el Mercosur, en apoyo a la institucionalidad democrática, y manifiesta su más enérgico repudio al secuestro y expulsión del presidente Manuel Zelaya, en abierta violación del orden constitucional", dijo un comunicado publicado el lunes en la página de Internet de la presidencia.

Tras expresar su pleno respaldo a las decisiones que tome la OEA, la cancillería uruguaya advirtió que no reconocerá "a un eventual gobierno que pudiera surgir de una situación de ruptura de la legítima institucionalidad democrática".

En Londres, el vocero de la Oficina de Relaciones Exteriores Chris Bryant aseguró que "el Reino Unido condena la expulsión del presidente Zelaya y llama a la restauración del gobierno democrático y constitucional en Honduras".

"Apoyamos el llamado de la Organización de Estados Americanos en respaldo del estado de derecho y estamos profundamente preocupados por el envío de personal militar a las calles de Tegucigalpa", agregó.

En Alemania, el ministro de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier dijo que la detención de Zelaya por tropas hondureñas en la madrugada del domingo y su exilio forzoso en Costa Rica "violan el orden constitucional" de Honduras.

Steinmeier pidió a ambos lados de la disputa que "vuelvan al diálogo y encuentren una solución pacífica que haga justicia a la democracia y al estado de derecho".

En Panamá, el canciller Samuel Lewis dijo que el gobierno "condena enérgicamente" el derrocamiento de Zelaya y rechazó versiones de que el mandatario depuesto solicitó asilo en el país.

"Se han venido consolidando procesos democráticos con sus errores y aciertos, pero sin duda se ha caminado en la dirección correcta, lo que no se puede tolerar es que se interrumpan de cualquier manera esos procesos democráticos", dijo el funcionario a la prensa local.

Ahora ve
La Ciudad de México recibirá la visita de Godzilla
No te pierdas
×