Argentina cambia gabinete tras comicios

La presidenta Cristina Fernández reemplazó al jefe de Gabinete y al ministro de Economía; la modificación se da tras la derrota de su partido en las recientes elecciones parlamentarias.
cristina-fernandez-argentina-RT.jpg  (Foto: CNN)
BUENOS AIRES (CNN) -

La presidenta de Argentina reemplazó el martes a dos importantes ministros, pero es poco probable que las designaciones satisfagan las demandas de la oposición por un cambio de rumbo, luego de una dura derrota en las elecciones parlamentarias de medio término.

Fernández reemplazó al jefe de Gabinete Sergio Massa y al Ministro de Economía Carlos Fernández con otros miembros de su Gobierno, pero el rápido cambio sugiere que ella y su marido, el ex presidente Néstor Kirchner, están decididos a retomar la iniciativa.

Fernández minimizó la derrota al asegurar que amplió la base parlamentaria con el crecimiento de partidos aliados en los comicios, pero los opositores quieren que el Gobierno asimile el golpe y cambie el rumbo.

"El país se ilusionó hasta la cinco de la tarde del lunes posterior a las elecciones diciendo '¿han escuchado, se ha escuchado, cómo seguimos?' Obviamente no escucharon", dijo Francisco de Narváez, quien derrotó al ex presidente Kirchner en la provincia de Buenos Aires, la más importante del país.

Los cambios de fondo en el gabinete eran una de las principales demandas de Narváez, quien habló antes de que el Gobierno anunciara las modificaciones en la tarde del martes.

Sin embargo, es poco probable que la oposición quede satisfecha con el nombramiento del ministro de Justicia Aníbal Fernández como jefe de gabiente y del titular del ente estatal de pensiones Amado Boudou como ministro de Economía.

Ambos hombres son considerados como muy cercanos a la pareja presidencial, en tanto otros influyentes ministros conservaron su trabajo.

Fernández, quien sucedió a Kirchner en el 2007, defendió las políticas oficiales un día después de las elecciones y dijo que no había razón para cambiar su gabinete.

Y en lugar de quedarse en el país para reorganizar el Gobierno tras la caída electoral y enfrentar la epidemia de la gripe H1N1, se unió el fin de semana a una misión para reinstaurar en el poder al derrocado presidente de Honduras.

Los críticos del Gobierno dijeron que la presidenta falló en reconocer el mensaje de los votantes.

Responsabilidad

Mientras el Gobierno dio pocas pistas sobre su estrategia post-electoral, los legisladores ya se están acomodando al nuevo escenario político.

Los diputados y senadores electos no asumirán sus cargos hasta diciembre, pero ya se están concentrando en reformar algunas leyes clave, como los tributos a las exportaciones de granos y los llamados súper-poderes, una norma que da al Gobierno discrecionalidad para redistribuir recursos.

Algunos analistas aseguran que el Gobierno se concentrará en defender esas políticas para ayudar a Fernández a completar su mandato de cuatro años, en momentos en que la desaceleración de la economía golpea los recursos tributarios.

"(La prioridad del Gobierno) será garantizar la gobernabilidad hasta 2011 y reconstruir mayorías parlamentarias que después de la elección matemáticamente perdieron", dijo Artemio López, de la consultora eQuis.

El analista aseguró que el Gobierno está aún en estado de shock, pero que definirá su estrategia hacia finales de mes.

La renuncia del Secretario de Transporte Ricardo Jaime alimentó los rumores de mayores cambios en el círculo íntimo de asesores y funcionarios, pero las especulaciones se centraban en el polémico secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno.

Mientras Moreno y el ministro de Planificación Julio De Vido permanezcan en sus puestos, es poco probable que la designación de Boudou como ministro de Economía y de Aníbal Fernández como jefe del gabinete convenzan a los críticos respecto a la serie del Gobierno sobre los cambios.

Los mercados interpretarían la renuncia de Moreno como el mensaje más claro de cambio, pero los rumores sobre su salida aún no se han materializado. Eso podría deberse a que Fernández no quiere aparecer como actuando bajo presión.

Moreno tiene a su cargo el control de los acuerdos de precios con las empresas, con una estrategia que las compañías consideran hostil, y lidera la intervención del ente estatal de estadísticas desde el 2007, que se presume subestimó la inflación y sobreestimó el crecimiento, entre otros índices.

"Guillermo Moreno va a ser en alguna momento otra baja, no creo que tenga mucha sobrevivencia, (pero) no va a implicar un cambio brusco, por lo menos en lo que hace a la medición de los precios de consumidor", dijo el economista Aldo Abram, de la consultora Exante.

La renuncia de Kirchner a la presidencia del gobernante partido peronista luego de los comicios podría ser un paso importante hacia una transición ordenada dentro del partido, en busca de un nuevo liderazgo para las elecciones presidenciales del 2011.

Sin embargo, la presidencia quedó en manos del gobernador Daniel Scioli, un aliado del Gobierno, lo que dejó inconformes a los restantes miembros del partido, que elevaron su voz.

Boudou reemplaza a Carlos Fernández como ministro de Economía, pero los mercados habrían preferido ver en el cargo a una figura con una relación menos cercana a la pareja presidencial, como una señal de que Kirchner tendrá un papel más pequeño en el manejo de la tercera economía de América Latina.

"Esta clase de cambio de ministro de Economía no produce miedo o pánico como en otra época con cada novedad en el Gabinete", dijo Fernando Izzo, analista de ABC Mercado de Cambio.

Ahora ve
Te contamos la historia del cereal que desayunas todos los días
No te pierdas
×