Empresas EU quieren parte de plan Mérida

Compañías estadounidenses compiten por los contratos de equipo militar y de entrenamiento; una gran parte de los 1,400 mdd de la ayuda irá a parar a firmas privadas de seguridad.
narco  (Foto: AP)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

Mientras México batalla por mantener bajo control los crímenes del narcotráfico, empresas estadounidenses compiten por millones de dólares en equipo militar y contratos de entrenamiento incluidos en un plan de apoyo prometido por Estados Unidos. La mayor parte de los 1,400 millones de dólares que Estados Unidos ofreció en el 2007 para ayudar a su vecino del sur a enfrentar la violencia de los cárteles de la droga irá a parar a empresas privadas de seguridad estadounidenses, aunque sólo una reducida fracción de los fondos ha sido entregada.

Casi todo un tramo inicial de 400 millones de dólares aprobados en el 2008 por el Congreso de Estados Unidos y liberados poco a poco para entrenar a la policía mexicana y comprar helicópteros y equipos de inspección, irá a entre 30 ó 40 compañías estadounidenses, dijo un funcionario de la embajada de Estados Unidos en México que pidió anonimato.

El equipo, lo último en tecnología, que prometió el ex mandatario George W. Bush en un encuentro con el presidente Felipe Calderón en la colonial ciudad de Mérida, es poco frente a lo que necesita México para frenar la violencia de dos años y medio de la guerra contra el narcotráfico.

Desde diciembre del 2006 -cuando asumió Calderón la presidencia- a la fecha han sido asesinadas 12,800 personas en el país por la violencia ligada con las drogas.

Y las empresas están ansiosas por hacer negocios en la llamada Iniciativa Mérida.

"Nos encantaría recibir algo de ese dinero", dijo Scott Newman, un ejecutivo de Texcalibur, una empresa de Texas que se especializa en vehículos blindados en zonas de guerra.

"Tu ves esos camiones que no están blindados. Los policías mexicanos están expuestos. Los narcotraficantes tienen armas más poderosas y ellos sólo los rocían con balas", agregó Newman, cuya firma asistió recientemente a un evento de seguridad en México para ofrecer sus productos.

El Gobierno mexicano le dio la bienvenida a la Iniciativa Mérida y a una promesa del presidente Barack Obama para tratar de frenar el tráfico de armas de Estados Unidos a México, pero no está contando con que el equipo de ayuda llegue pronto.

Calderón ha gastado unos 7,000 millones de dólares en los operativos antidrogas, pero sus fuerzas de seguridad luchan por igualar su poder al de los narcotraficantes, que maniobran cada año droga por 40,000 millones de dólares. Los policías y militares combaten contra un armamento más sofisticado.

Empresas con experiencia en Medio Oriente

Muchas compañías de seguridad estadounidenses que participan en operaciones antidrogas en Colombia, trabajaron en Medio Oriente o en zonas africanas en conflicto dicen que tienen experiencia para ayudar a México.

En medio de los efectos de la crisis económica, decenas de ellas están haciendo fila para los contratos de la Iniciativa Mérida, dijo a Reuters el funcionario de la embajada.

Mientras tanto, un retraso debido a preocupaciones en el Congreso de Estados Unidos sobre posibles abusos de militares mexicanos en el combate antidrogas y complicados requisitos para los contratos de varias agencias gubernamentales significan que muy poco del equipo prometido bajo el plan Mérida ha llegado a México.

Y algunos creen que al final podría ser un monto menor que los 1,400 millones de dólares prometidos.

"Lo que sí he escuchado es que las autoridades dicen que los montos reales de la Iniciativa Mérida son falsos porque un porcentaje muy grande se queda en los manos de los Estados Unidos en salarios y en contratos, se gastan mucho en la burocracia", dijo el analista mexicano sobre temas de seguridad, Raúl Benítez.

La crisis económica provocó que el Congreso de Estados Unidos redujera en un 30 por ciento el tramo planeado inicialmente para el 2009, aprobando sólo 300 millones de dólares este año, mientras los crímenes de los cárteles han trepado a niveles sin precedente.

Cinco helicópteros Bell con un costo de 50 millones de dólares son el primer lote que será comprado bajo el plan de ayuda, pero aún no aterrizan en México.

Otros contratos grandes son detectores de pequeños rastros de droga y sistemas de comunicación seguros.

Una creciente tendencia a la tercerización militar por el Gobierno estadounidense ha sido puesta bajo escrutinio en Irak, luego de que guardias de seguridad de la empresa Blackwater fueron acusados de matar civiles, y una ex subsidiaria de Halliburton supuestamente realizó sobrecargos millonarios.

Algunas de las mayores firmas de seguridad como Dyncorp, Northrop Grumman y Blackwater -que cambió su nombre a Xe Services-, declinaron comentar acerca de si están participando en licitaciones de equipo o entrenamiento de la Iniciativa Mérida.

El Gobierno mexicano es exigente con los contratistas, y revisa cuidadosamente sus reputaciones. "Hay una sensibilidad de su parte acerca de que (la Iniciativa) Mérida luzca como Irak, Afganistán o Colombia", dijo el funcionario de la embajada estadounidense.

La congresista estadounidense Jan Schakowsky, del partido Demócrata, ha expresado preocupación acerca del uso de contratistas privados en la lucha internacional contra el narcotráfico, argumentando que monitorear sus actividades puede ser difícil.

"Cuando llevan la placa de los Estados Unidos existe una muy clara cadena de mando y reglas muy claras", dijo a Reuters. "Estos contratistas tienden a ser operadores muy independientes", agregó.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Guatapé rinde homenaje a las víctimas del naufragio de una embarcación turística
No te pierdas
ç
×