Equinoterapia, opción contra la crisis

El tratamiento terapéutico con caballos puede ayudar a las personas a mejorar su salud; esta terapia se usa para combatir el estrés y para la rehabilitación de diversas discapacidades.
equino-terapia-caballo-mujer-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Javier Riveros Flores*
CIUDAD DE MÉXICO -

Los tratamientos para combatir problemas psicológicos y sociales son muy variados, pero uno de ellos es la  equinoterapia, un tipo de terapia que utiliza a los caballos para ayudar a las personas a salir adelante.

Este tipo de tratamiento está comenzando a tomar gran popularidad en el mundo, a medida que trasciende las fronteras estadounidenses, donde tuvo origen.

¿Pero qué se esconde detrás de este éxito? ¿Cuáles son los móviles que hacen que algunas personas encuentren en el caballo un ser capaz de generar una sensación tal de bienestar que no es comparable con la que genera ningún otro ser? El secreto está en la interacción con los caballos.

Apenas un individuo entra en contacto con un caballo, sus pautas para relacionarse se ven modificadas por completo. Personas con trastornos psicológicos, problemas de conducta y autoestima encuentran en el caballo un aliado especial, con el cual pueden ser auténticos, no tienen miedo a ser juzgados y se sienten libres para actuar.

Por supuesto que la equinoterapia no sólo se constriñe a la monta. El acompañar a los caballos mientras se alimentan, bañarlos, preparar la montura, acariciarlos, cepillarlos y otras actividades constituyen el espectro de opciones que brinda esta fabulosa terapia.

Es así como personas que salen de prisión y necesitan rehabilitarse, adictos a las drogas, personas que sufren de autismo, baja autoestima, agresividad, falta de afecto y muchos otros problemas, hallan en el caballo un aliado fundamental del cual aprender muchísimo, para jugar una revancha como protagonistas activos de la sociedad.

La gran aportación de los caballos se encuentra en ciertas características que trasmite por medio de su lomo y sus movimientos:

-Trasmite su calor corporal. (38°) que pasa al cinturón pélvico y a las piernas.
- Su impulso rítmico (90 a 110 por minuto)se trasmite al cinturón pélvico del paciente y pasa por la columna vertebral hasta la cabeza.
- Transmisión de un patrón de locomoción, equivalente al patrón fisiológico de la marcha humana. Una serie de oscilaciones tridimensionales, como son avance y retroceso, elevación, descenso, desplazamiento se graban en el cerebro y se automatizan con el tiempo.

Cómo se divide la equinoterapia

Hipoterapia: Se utiliza para personas con disfunciones neuromotoras y sensomotoras.
Monta terapéutica: Se aplica en personas con disfunciones sensomotoras, psicomotoras y sociomotoras.

Técnicas

Hipoterapia pasiva: El alumno-paciente monta con unas grapas y se adapta pasivamente al movimiento del caballo, sin ninguna acción de su parte; en esta técnica puede ser necesaria la aplicación de la monta gemela.

Monta Gemela: Técnica donde el terapeuta se sienta atrás del paciente para proveer apoyo y alinearlo durante la monta; se guía al caballo y solo se trabaja en paso.

Hipoterapia Activa: En la hipoterapia el paciente monta a pelo con unas grapas, las sesiones se imparten de manera individual y duran alrededor de 30 minutos.

Se realizan ejercicios neuromusculares para estimular en mayor grado la normalización del tono muscular, el equilibrio, la coordinación psicomotriz y la simetría corporal.

El paciente no está capacitado todavía para conducir solo el caballo en la pista, deberá guiarlo un terapeuta y ayudante utilizando paso y trote.

La Monta terapéutica: En esta técnica se une el objetivo terapéutico a la enseñanza de la equitación como deporte. Además de los ejercicios neuromusculares y gimnásticos en combinación con juegos terapéuticos, el paciente aprende a utilizar la silla de montar y estribos para convertirse en un jinete activo. Aquí el paciente ya puede conducir solo su caballo en la pista.

Esta técnica trabaja al caballo en paso, trote y galope. Las sesiones terapéuticas se pueden realizar en forma grupal y duran aproximadamente 45 minutos.

  • Es un método que hace posible el fortalecimiento de los músculos restaurando la movilidad perdida.
  • Mejora el equilibrio y la coordinación.
  • Ayuda a resolver problemas emocionales en las personas. Les ayuda en el manejo adecuado de impulsos agresivos, aumenta su autoconfianza, autoestima, la capacidad de adaptación, cooperación y el sentido de responsabilidad; fortalece la atención y concentración mental, así como la capacidad de comunicación.
  • Los cambios se notan en muy poco tiempo.
  • El hecho de tener el dominio sobre el caballo los hace sentir más decididos, además de disfrutar.
  • Produce cambios tanto en personas con discapacidad como en personas que no tienen ninguna afección.
  • La terapia se realiza en un lugar abierto, natural; donde se pueden percibir un abanico de sensaciones sonoras, táctiles y visuales, muy favorecedoras para quien toma la terapia.
  • Parálisis Cerebral (espástica, discinética, atáxica, hipotónica)
  • Retraso Psicomotor
  • Esclerosis Múltiple
  • Síndrome Down. En los niños con síndrome de Down la equinoterapia les permite adquirir poder de decisión, son más independientes y aprenden a tener un dominio total sobre el caballo.
  • Tortícolis.
  • Escoliosis (menor de 40°).
  • Lumbago.
  • Secuelas de traumatismo craneocefálico con disfunción motora.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Microcefalia.
  • Hidrocefalia.
  • Secuelas infarto tallo Cerebral con disfunción Motora.
  • Síndrome Cardiovascular Vegetativo.
  • Síndrome Bronquial Crónico.
  • Es muy efectiva en quienes padecen problemas sensoriales ( ceguera, sordera).
  • Esta terapia muchas veces logra salvar a la persona de una operación quirúrgica, porque los músculos que se ponen en funcionamiento al andar a caballo son los mismos que se usan para caminar.

Afecciones en el área de la Psicología, Psiquiatría y Pedagogía

  • Autismo
  • Disfunción Cerebral Mínima.
  • Problemas Conductuales.
  • Problemas de Atención y Concentración Mental.
  • Problemas de Lenguaje.
  • Neurosis, psicosis, esquizofrenia.
  • Enfermedades Psicomosomáticas.
  • Anorexia Nerviosa.
  • Bulimia.
  • Adicciones.

Personas que no pueden tomar la terapia

  • Quienes tengan problemas ortopédicos.
  • Padezcan alergias (al pelo del caballo, al polvo o cualquier otra).
  • Con hemofilia (sangrado constante y mala coagulación)
  • Personas que tengan alguna enfermedad que provoque convulsiones.

 Si te interesa practicar esta terapia, te recomiendo que busques gente especializada en este tratamiento; no basta sólo con que la persona sepa de equitación, es una actividad delicada que requiere además saber a profundidad y tener experiencia en equinoterapia.

Los costos de este tipo de tratamiento pueden oscilar desde una 380 pesos por sesión, hasta 2,250 pesos mensuales por terapia dos veces a la semana.

Otro de los factores fundamentales es que no se trabaja con cualquier caballo o cualquier montura, ya que se deben adaptar para cada caso.

El caballo ideal para la terapia

La raza que más se usa para fines terapéuticos es el "cuarto de milla".

El caballo adecuado debe ser de 1 a 1. 70 metros de alzada, ya que de acuerdo con el perímetro del tórax del animal, demandará una mayor o menor apertura de piernas de la persona al sentarse sobre su lomo.

Los animales se tienen que elegir y entrenar para que sea un Caballo de Terapia, esto es en base a sus movimientos, carácter, soltura y lo aprendido en los entrenamientos.

Sugerencias

  • No permitan que sus niños, o sus pacientes se queden sin atención. Estimúlenlos, anímenlos, luchen por ellos y ayúdenlos a que luchen por ellos mismos para que no se sientan derrotados.
  • La edad ideal para aplicar este tipo de terapia es en niños menores de tres años ya que tienen más plasticidad.
  • En los primeros contactos, el niño deberá acercarse al caballo, acariciarle, darle de comer; es muy importante que se produzca el contacto físico para que la persona tome conciencia del volumen del animal.
  • El niño deberá ser colocado en la cruz del caballo, lugar donde la columna del animal es más alta (donde el cuello se une con la espalda), en este punto se reciben los movimientos de los músculos anteriores y posteriores, que son los que provocarán el estímulo.
  • Se recomienda cabalgar sin montura, ya que esto permite un contacto más directo entre el equino y el enfermo. Además el movimiento producido por el trote del caballo sirve como masaje.
  • Antes de tomar la terapia, el paciente debe presentar historial médico completo, un certificado médico oficial donde constate la edad, el nombre y la discapacidad que padece el paciente. Además es necesario que el certificado deje bien en claro que la persona puede recibir este tipo de terapia.

Para mayor información puedes acceder a la página de la Asociación Mexicana de Equitación Terapéutica: http://www.qromex.org/amet/

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

*El autor es Médico Veterinario Zootecnista de la UNAM, miembro de la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios en Pequeñas Especies del Norte y Miembro de la Asociación de Médicos Veterinarios de Ecatepec.

Si requieres más información o tienes dudas sobre este tema o el cuidado de tu mascota puedes enviar un correo electrónico a j_riveros_f@hotmail.com o cecilia_rosasp@yahoo.com.mx o comunicarte, en la Ciudad de México, al (55) 57679636 o al teléfono móvil 5543411770.

Ahora ve
México podría ir a la semifinal de la Copa Confederaciones sin ‘Chicharito’
No te pierdas
ç
×