Muere el último abad de la Basílica

Guillermo Schulenburg Prado, ex abad de la Basílica de Guadalupe, falleció a los 93 años de edad; será trasladado el lunes al templo mariano que dirigió hasta 1996, donde se hará una misa exequial.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Guillermo Schulenburg Prado, ex abad de la Basílica de Guadalupe, falleció este domingo a los 93 años en el hospital Los Ángeles, en Lindavista.

El prelado dirigió los destinos del santuario mariano durante 33 años. El cuerpo del sacerdote será velado esta tarde en una agencia funeraria ubicada en la calle de Sullivan, colonia San Rafael, y mañana será trasladado al santuario mariano que dirigió hasta 1996, donde a las 09:00 el cardenal Norberto Rivera celebrará una misa exequial.

La Arquidiócesis de México confirmó la noticia luego de que durante la misa celebrada en la Basílica de Guadalupe ante miles de peregrinos de Querétaro, el obispo de esa diócesis, Mario de Gasperín Gasperín, elevara una oración por el descanso eterno del ex abad.

En un comunicado, la Insigne y Nacional Basílica de Santa María de Guadalupe informó que el 20 de julio de 2009 se llevará a cabo dos misas exequiales por monseñor Guillermo Schulenburg, último abad de la Basílica, quien falleciera al medio día del 19 de julio.

La misa de cuerpo presente en el Altar Mayor será a las 09:00 y estará presidida por el cardenal, posteriormente, sus restos mortales serán incinerados y a las 17:00 horas, el rector de la Basílica monseñor Diego Monroy los recibirá para encabezar una ceremonia religiosa.   Al finalizar la celebración sus cenizas serán depositadas en la capilla capitular de este santuario mariano.

Monseñor Schulenburg abandonó su puesto en el que permaneció desde el 17 de mayo de 1963, el 31 de octubre de 1996, convirtiéndose así en el último hombre que ocupó ese sitio, desde 1751, luego de ser el responsable del principal santuario mariano de América, encargado de la construcción del nuevo recinto guadalupano.

De ese modo, bajo su rectoría, el 12 de octubre de 1976 se consagró la Nueva Basílica de Santa María de Guadalupe, una moderna casa en la que caben 10 mil personas; posteriormente fue centro de la polémica en torno a la existencia del indio Juan Diego.

Esa controversia, que se desató en 1996, cuando el papa Juan Pablo II anunció la intención de canonizar a Juan Diego, y el ex abad envió una carta al Vaticano en la que ponía en duda la existencia de este personaje.

Cuando Schulenburg anunció su retiro, el arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, informó en un comunicado que el 25 de julio de ese año aceptó formalmente la renuncia del clérigo a su cargo vitalicio, y le ofreció ocupar la abadía emérita de la Basílica de Guadalupe.

Schulneburg Prado nació en la ciudad de México el 12 de junio de 1916, su padre, Mateo von der Schulenburg, de nacionalidad alemana, fue ingeniero en minas; su madre, Carmen Prado de von der Schulenburg se dedicó al hogar.

Ingresó al Seminario Conciliar de México el 20 de enero de 1930, allí estudió humanidades y filosofía, posteriormente fue enviado a Roma, al Colegio Pío Latinoamericano, donde estudió licenciatura teología y bachillerato en Derecho Canónico en la Universidad Gregoriana, se ordenó sacerdote en 1940.

Regresó a México durante la II Guerra Mundial, dio clases en el Seminario Conciliar de la Arquidiócesis de México, tanto de latín como de griego, y posteriormente de filosofía, derecho público eclesiástico y de ascética.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Se desempeñó como vicerrector y rector del Seminario Conciliar de la Arquidiócesis de México; también fungió como presidente de la Organización de Seminarios de América Latina.

En 1963 el papa Juan XXIII lo nombró Abad Secular de la Insigne y Nacional Colegiata de Santa María de Guadalupe. En mayo de 2003 Guillermo Schulenburg presentó su libro "Memorias del último abad de Guadalupe".

Ahora ve
El balotaje entre Piñera y Guillier en Chile es de pronóstico reservado
No te pierdas
×