Argentina negocia política agropecuaria

El Gobierno hablará con representantes del sector que piden menores tasas de exportación de granos; la administración de Fernández es reticente a la medida que golpearía la recaudación del Estado.
argentina-agro-protestas-AP.jpg  (Foto: AP)

El Gobierno y el sector rural argentino se reunirán el viernes para negociar cambios a la política agropecuaria, en un encuentro cargado de tensión por la fuerte disputa que los productores mantienen con la presidenta Cristina Fernández desde el año pasado. Los productores, que en 2008 paralizaron por meses la economía en protesta por un alza impositiva, reclaman ahora bajas en las tasas a la exportación de granos, pero el Gobierno es reticente a otorgar un recorte en los tributos, ya que golpearía a la decaída recaudación del Estado.

"Nadie puede pensar que lo que de 2005 hasta ahora tuvo tal nivel de descomposición y de desencuentros, se resuelva en 15 minutos", aseguró al canal de noticias TN Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria Argentina, una de las cuatro entidades rurales que se reunirán con el Gobierno.

"Sí hay expectativa en que se constituya un mecanismo de resolución (...) de problemas que llevan cuatro años de añejamiento (...) que han sido altamente conflictivos en el último año", añadió.

La convocatoria a los dirigentes agrarios se produce luego de la derrota electoral del oficialismo en los comicios legislativos de fin de junio, que llevó a la presidenta -criticada a diario por su intransigencia- a abrir el diálogo con la oposición y con los distintos sectores de la economía.

Los campesinos, que en los últimos meses se vieron muy perjudicados por una severa sequía, también le pedirán al jefe de gabinete, Aníbal Fernández, mejoras para el sector ganadero y una liberación de las exportaciones de carne, trigo y maíz, restringidas por el Gobierno para evitar el desabastecimiento doméstico.

Si bien el Gobierno dejó trascender que ofrecerá bajar los impuestos a las exportaciones -llamados retenciones- de trigo y maíz, difícilmente acepte reducir la tasa de la soja, el mayor cultivo del país.

Argentina es el mayor exportador mundial de derivados de soja y el tercero de granos de la oleaginosa, por lo que reducir el impuesto al cultivo, de 35% actual a 25%, como pide el sector, implicaría una pérdida de miles de millones de dólares para el Estado.

"Las expectativas siempre son buenas. Nosotros cuando convocamos, convocamos con absoluto optimismo de encontrar una solución definitiva al tema", dijo a Radio 10 el jefe de gabinete.

De todos modos, el funcionario Aníbal Fernández reconoció que será "muy difícil tocar la retención".

Los dirigentes rurales, sin embargo, no tendrían voluntad de recurrir a protestas para resolver sus problemas.

"Medidas de fuerza no se vislumbran. Hay que esperar y ver cuál es el tono de la reunión. Hay una fuerte presión de las bases (de productores), pero hay que encausar esa bronca", explicó a Reuters una fuente del sector.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El año pasado, los productores realizaron huelgas comerciales, bloqueos de rutas y masivas manifestaciones contra el aumento impositivo impulsado por el Gobierno, que quedó envuelto en una crisis y debió retroceder con el alza.

Los cortocircuitos con el sector continuaron y el diálogo se limitó desde entonces a aspectos técnicos o secundarios.

Ahora ve
Diez marinos de EU están desaparecidos tras choque de destructor en Singapur
No te pierdas
×