Las periodistas liberadas llegan a EU

Gracias a la negociación del ex presidente Bill Clinton, las mujeres abandonaron Corea del Norte; eran acusadas de entrar ilegalmente al país asiático cuando realizaban un reportaje de migración.

Dos periodistas estadounidenses liberadas por Corea del Norte después de meses de detención regresaron a su país acompañadas del ex presidente Bill Clinton quien logró su liberación en una reunión con el líder del estado comunista, Kim Jong-il, y se reencontraron con sus familias el miércoles, Laura Ling, de 32 años, y Euna Lee, de 36, reporteras del medio estadounidense Current TV, cofundado por el ex vicepresidente Al Gore, arribaron con Clinton al aeropuerto Burbank cerca de Los Angeles a bordo de un avión privado de Corea del Norte.

Las dos periodistas fueron arrestadas el 17 de marzo por ingresar ilegalmente a Corea del Norte desde China mientras hacían un reportaje sobre el tráfico de mujeres. Ambas fueron sentenciadas en junio a 12 años de trabajos forzosos.

Ling levantó sus brazos mientras ambas descendían del avión para un emotivo encuentro con sus familias, que las esperaban dentro del hangar del aeropuerto.

Ling dijo que ella y Lee temían que podrían ser trasladadas a un campo de trabajos forzosos en cualquier momento, pero en cambio el martes las llevaron a un lugar donde las estaba esperando Clinton.

"Ahí supimos que la peor pesadilla de nuestras vidas estaba llegando a su fin", expresó a periodistas.

Ling agradeció a todos los conocidos o desconocidos que habían hecho campaña por su liberación. "Sentimos su cariño todo el tiempo en Corea del Norte. Es lo que nos permitió superar las horas más oscuras", agregó.

Clinton fue recibido con aplausos y un abrazo de Gore.

"El presidente (Barack) Obama e incontables miembros de su Gobierno han estado profundamente involucrados", dijo Gore.

Un portavoz de la Casa Blanca dijo que el Gobierno de Obama está "enormemente satisfecho" por el regreso a salvo de las dos periodistas.

El mismo Obama dijo el miércoles que estaba "extremadamente aliviado" por el regreso de dos periodistas y contó que había hablado con Clinton.

"Quiero agradecer al (ex) presidente Bill Clinton -tuve la oportunidad de hablar con él- por el extraordinario esfuerzo humanitario que dio como resultado la liberación de las dos periodistas", señaló.

La agencia de noticias norcoreana KCNA dijo Kim emitió un perdón especial para las dos periodistas.

Sin vínculos con tema nuclear

Funcionarios estadounidenses dijeron que Washington no había ofrecido concesiones por su liberación y no hubo vinculación entre esta acción y las negociaciones para limitar el programa nuclear de Pyongyang.

La esposa de Clinton, la secretaria de Estado Hillary Clinton, dijo a periodistas en Nairobi que estaba feliz y aliviada. Y también agregó que no había conexión entre el esfuerzo por liberar a las dos periodistas y la compleja cuestión nuclear.

"Siempre hemos considerado a eso como un tema completamente separado de nuestros esfuerzos por convencer a los norcoreanos de que regresen a las negociaciones a seis partes y trabajar por un compromiso para alcanzar una desnuclearización total y verificable en la península coreana", dijo.

"El futuro de nuestra relación con los norcoreanos depende de ellos. Ellos tienen que elegir", agregó.

Un funcionario estadounidense de alto rango dijo que el ex presidente Clinton habló con líderes de Corea del Norte sobre las "cosas positivas que podrían surgir" de liberar a las dos mujeres que permanecían detenidas en Pyongyang desde mazo.

El funcionario no entró en detalles, pero algunos analistas especularon con que la visita de Clinton y las discusiones con Kim podrían abrir el camino para entablar negociaciones directas en el tema nuclear.

Pero advirtieron que Washington enfrenta la arriesgada labor de tratar de convencer a Pyongyang de que renuncie a convertirse en una potencia con armas nucleares, sin que parezca recompensándolo por sus repetidas provocaciones militares o ignorando las demandas de otros actores en la región.

"El ex presidente Clinton ha dejado claro que esta era una misión privada puramente humanitaria", dijo el funcionario estadounidense a periodistas, bajo condición de anonimato, luego de que Kim perdonó a las periodistas y les permitió partir con Clinton a Los Angeles.

Corea del Norte había acordado con anticipación que el viaje de Bill Clinton no tendría relación con el tema nuclear, agregó el funcionario.

La fuente dijo que Pyongyang iba a quedar aún más aislado si mantenía su "provocativa conducta" que lo ha llevado a realizar ensayos nucleares y pruebas de misiles. Washington podría seguir presionando para aplicar las sanciones impuestas por la ONU después del ensayo del 25 de mayo, agregó.

El encuentro entre el ex presidente estadounidense y el líder de Corea del Norte en Pyongyang marcó el contacto de más alto nivel entre Washington y el aislado Estado comunista desde que Bill Clinton fue presidente hace casi una década.

Ahora ve
La búsqueda del submarino argentino perdido entra en fase crítica por el oxígeno
No te pierdas
×